Add page level

lunes, 6 de diciembre de 2010

MI SOCORRO VIENE DE LO ALTO


Sabe todo es cuestión de enfoque, todo es cuestión de determinar donde tenemos puesta nuestra mirada. Hoy vivimos en mundo donde de repente podemos cambiar de enfoque, podemos cambiar nuestra mirada.
Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe. (Hebreo 12:2)
Miramos hacia todo parte, nuestros problemas, nuestra necesidades, nuestras enfermedades; si miramos hacia toda parte, inclusive lo que no debemos mirar; pero el último que miramos al Señor, si podríamos ubicarlo en el último lugar; ya que mucho de nosotros ni siquiera en el último lugar los ponemos.
Debemos poner nuestra mirada en el señor, no importa lo que este pasando o haya pasado en nuestra vida, debemos poner nuestra mirada en el Señor.
Mi socorro viene de lo alto; que pasa con nosotros que perdemos nuestro enfoque, que cambiamos nuestra mirada; o es que tal vez pensamos que Dios no viene a buscar su iglesia, tal vez pensamos que somos ciudadanos de este mundo.
Filipenses 3: 20 Mas nuestra ciudadanía está en el cielo, de donde también esperamos al Salvador, el Señor Jesucristo.
Nuestra ciudadanía es celestial, no es de este mundo, nuestra ciudadanía es de los cielos, nuestra ciudadanía es de lo alto, es por eso que nuestros socorros vienen de lo alto.
Números 21:
4 Y partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se abatió el ánimo del pueblo por el camino.
5 Y habló el pueblo contra Dios y Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan, ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano.
6 Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo: y murió mucho pueblo de Israel.
7 Entonces el pueblo vino a Moisés, y dijeron: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti: ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo.
8 Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre un asta; y será que cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá.
9 Y Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre un asta; y sucedía que cuando una serpiente mordía a alguno, si éste miraba a la serpiente de bronce, vivía.

Juan 3:
14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado;
15 para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Tal como Moisés creo la serpiente de bronce para que el pueblo mirara cuando le mordían alguna serpiente ellos pudieran mirar a la serpiente de bronce y recibir sanidad o en otro sentido eran socorrido desde lo alto; así Jesús fue levantado en una cruz y no solamente eso que se elevo mas alto que la altura, fue levantado hacia cielo, para cuando nosotros tengamos problemas o enfermedad o algún situación podamos mirar hacia el cielo y nuestro socorro vendrá de lo alto.
Debemos mirar a la cruz, debemos mirar hacia el cielo, mirar hacia lo alto, mirar a Jesús; es sin lugar a duda nuestro socorro vendrá de lo alto.
Salmos 121:
1 Alzaré mis ojos a los montes, de donde vendrá mi socorro.
2 Mi socorro viene de Jehová, que hizo el cielo y la tierra.
El salmista esta diciendo voy a mirar más allá de los problemas, voy a poner mi mirada en lo alto.
Nuestros planes, nuestras metas, están ahí y tratamos de conseguirla, pero si no la conseguimos, por nada en el mundo quitemos nuestra mirada del Señor, mantengamos mirando al señor, mantén tu mirada en la cruz, pues nuestros socorros vendrá de lo alto.

Recuerda todavía Dios no ha terminado contigo