Add page level

lunes, 20 de junio de 2011

“Hay vida más allá de la muerte”



Génesis 2:
7 Formó, pues, Jehová Dios al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente.
Eclesiastés 12:
7 y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.
Lucas 16:
19 Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.
20 Había también un mendigo llamado Lázaro, el cual estaba echado a la puerta de él, lleno de llagas,
21 y deseaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas.
22 Y aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Y murió también el rico, y fue sepultado.
23 Y en el infierno alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio a Abraham de lejos, y a Lázaro en su seno.
¿Es la muerte el fin de todo? ¿Habrá vida más allá de la muerte? ¿Qué es la viada? ¿Qué es la muerte?; alguna de estas pregunta tal vez te ha hecho durante el transcurso de tu vida.
En todo lo que nos rodea hay vida, si miramos a nuestro alrededor, nos damos cuanta que vida hasta en lo más sencillo, un árbol, una hormiga.

Durante nuestro transcurso o estadía en esta vida, si se puede llama así, pasamos por varias etapas: nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos.

La vida según Génesis 2: 7 es el aliento o el espíritu de vida como dice otra versión que sopló Dios en la nariz del hombre; o sea la mezcla de esto dos componente, el cuerpo y el aliento dan lugar a la vida o alma viviente.

El ser humano se compone de tres partes: espíritu, alma y cuerpo.

La muerte según Ecleastés es la separación de estos componentes; el cuerpo vuelve a la tierra, el espíritu vuelve a Dios, y el alma va a recibir de acuerdo a como allá vivido el ser humano; si vivió una vida agradable a Dios, irá a la gloria; ahora bien si vivió una vida de pecado irá al infierno.

Recientemente asistí a un entierro de alguien muy cercano a nosotros que murió; un trago muy amargo que hay que pasar, cuanto dolor, que dolor tan tremendo.
Saben, la muerte nos esta asechando; en cada paso que damos, cada vez que nos movemos, cuando trabajamos, cuando conducimos nuestros vehículos, en cada instante de nuestra vida; la muerte nos esta asechando.

Lo más lejo que tenemos es la muerte, pero de repente esta puede llegar; estamos preparado para enfrentar la muerte, tenemos nuestra maleta echa.

Debo decirte que Dios regala seguro de vida y este seguro es valido aun más allá de muerte; solamente debemos aceptar a Dios y vivir conforme a su voluntad. Para el cristiano no hay muerte, la vida se llama eterna.

Félix Abreu

jueves, 16 de junio de 2011

Cuando no puedo orar

Santiago 1
1 Jacobo, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están esparcidas, salud.
2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando cayereis en diversas pruebas;
3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.
4 Mas tenga la paciencia su obra perfecta, para que seáis perfectos y cabales, y que nada os falte.
Salmos 37
3 Espera en Jehová, y haz el bien; y vivirás en la tierra, y en verdad serás alimentado.
4 Deléitate asimismo en Jehová, y Él te concederá las peticiones de tu corazón.
5 Encomienda a Jehová tu camino, y confía en Él; y Él hará.
6 Y exhibirá tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía.
7 Guarda silencio ante Jehová, y espera en Él: No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por causa del hombre que hace maldades.

Tener una cuenta de ahorro en un banco, es de suma importancia; ya que cuando nosotros necesitamos dinero, lo único que debemos es ir al banco y sacar de nuestros ahorros.

Es importante que como cristiano abramos una cuenta de ahorro en el banco de Dios y en esa cuenta comencemos a ahorrar nuestras oraciones, comencemos ha almacenar nuestras oraciones.

No se si te encuentra pasando por algún momento difícil, un desierto, una prueba, una situación en la cual te encuentra hasta el punto que no pueda orar.

Sabe, sino puede orar, recuerda que tiene una cuenta de ahorro abierta en el banco de Dios, ahora solamente tiene que ir al banco y sacar lo que ha ahorrado.

Recuerda que los ahorros pagan intereses y en el banco de Dios se paga aun mejor que en los bancos seculares; pues bendice abundantemente y mucho mas de que pedimos o pensamos pedir.

Félix Abreu

miércoles, 8 de junio de 2011

Lancemos el otro Tiro



Una vez en al década de los 70, estaba yo en una finca de arroz donde se encontraban cazando varios tiradores y recuerdo que mientras el cazador estaba tirando, mucho tiro se le escaparon al aire, no cazaba nada.
Algo que me llama la atención de este acontecimiento es que el cazador, no perdía la esperanza y aunque un tiro se le iba, él lanzaba el otro, con la esperanza de que la próxima ve iba a cazar un aves.
Tal vez es necesario que nosotros lancemos el otro tiro, con la misma esperanza que tenia ese cazador y confiando que el próximo tiro si vamos a cazar el aves.
Este cazador después de lanzar varios disparos e irse en blanco, recuerdo que acertó en un tiro y como consecuencia recibió las aves tan deseadas para él.
Saben el estaba disparando, se escaparon varios disparos; pero a Dios le plació que él acertara y que cazara el aves tan deseada.
Déjeme decirte que si has estaba tanto tiempo disparando, orando por algo y no has llegado, prepárate que el disparo definitivo esta a punto de salir, pronto va a acertar en el disparo y tu petición será concedida.
Saben no somos hijos de la casualidad, no somos hijos de la suerte; Dios es quien tomo nuestra decisiones, Dios es quien decide por nosotros.
Proverbios 16: 33 La suerte se echa en el regazo; mas de Jehová es el juicio de ella.
Félix Abreu