Add page level

martes, 26 de julio de 2011

Las actitudes del hijo mayor deben cambiar


Lucas 15:

25 Y su hijo mayor estaba en el campo; el cual cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas;

26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.

27 Y él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha matado el becerro grueso, por haberle recibido sano y salvo.

28 Entonces él se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase.

29 Pero él, respondiendo, dijo a su padre: He aquí, tantos años te he servido, no habiendo desobedecido jamás tu mandamiento, y nunca me has dado un cabrito para gozarme con mis amigos.

30 Pero cuando vino éste, tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has matado para él el becerro grueso.

31 Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo que tengo es tuyo.

32 Mas era necesario hacer fiesta y gozarnos, porque éste, tu hermano, muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.

El domingo pasado nuestro pastor hacia énfasis en el mensaje predicado por el pastor asistente, donde hubo algo que saco a relucir y fue las actitudes del hijo mayor.

Saben en la parábola del hijo prodigo hay dos enfoque, la del hijo mayor y la del hijo menor; la primera la del mayor, una actitud mala y rebelde y la segunda, la del menor una actitud humilde y sumisa.

En la iglesia y en los caminos del Señor no hay coincidencia, todo viene en el momento adecuado; este mensaje llego al punto, cuando se necesitaba.

Hay muchos que estamos en la iglesia y porque hemos trabajado mucho en la iglesia, pensamos que todo es de nosotros y que nosotros somos lo que tenemos derecho sobre todo lo que hay, ni siquiera le damos el asiento a un inconverso o alguien que nos visita.

Así como el hijo mayor habemos mucho en la iglesia, estamos con la cara con un pique en la iglesia; ya que entendemos que aquel que llego ayer, ya esta ocupando el puesto o la posición que yo merecía.

Si, pensamos como el hijo mayor o nos ponemos en la posición del hijo mayor y decimos inclusive como él;” tu nunca me ha dado nada, nunca ha hecho una fiesta para, nunca ha matado un becerro gordo para mi”

Debemos entender que como hijo, lo que le pertenece a un hijo, nadie se lo quita; pues es su herencia; así es el Señor, lo que le pertenece a cada hijo nadie se lo quita, pues le pertenece por herencia y una herencia es una herencia.

Si queremos que la iglesia crezca y se multiplique, debemos sacar las actitudes del hijo mayor de la iglesia y permitir que las actitudes humilde y sumisa del hijo menor tomen control.

Félix Abreu

lunes, 18 de julio de 2011

Todo te Saldrá bien




Saben ayer fui a hablar con amigo el cual es pastor, fui a la iglesia para poder hablar con él, pues no se donde vive, lo encontré predicando; a la verdad que necesitaba oír ese mensaje.
Algo que me llamo mucho la atención fue el hecho que especificaba que “todo te saldrá bien”; que cuando el día termine “todo te saldrá bien”
No se por la situación que tú esta pasando, cuanta veces ha fracasado, cuanta veces ha caído; por qué será que salimos de una prueba y entramos en otra prueba; la realidad es que “ todo nos saldrá bien”.
José tuve un sueño o una revelación de Dios, pero Dios no le dijo como él iba a llegar a esa revelación; Dios muestra parte del episodio, pero no muestra el episodio completo.
Al José entrar en la voluntad de Dios, este fue vendido como esclavo, fue encarcelado, paso por un sinnúmero de situaciones hasta llegar al cumplimiento de la revelación de Dios.
José se mantuvo en silencio, sin abrir su boca; la voluntad de Dios se estaba realizando en él, aunque este no lo sabia ni entendía en el momento.
Génesis 50:
20 Vosotros pensasteis mal contra mí, pero Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.
Si andamos en los caminos del Señor, la voluntad de Dios se va a hacer realidad en cada uno de nosotros, solamente debemos mantenernos caminando, haciendo lo que Dios haz puesto en nuestras manos.
Mantengámonos en silencio en medio de los problemas de la vida y veremos que al terminar el día obtendremos grande resultado, pues la voluntad de Dios será hecha en nuestra vida y al final TODO NOS SALDRA BIEN.
Félix Abreu

sábado, 2 de julio de 2011

Homosexualidad; desastre moral



Saben al leer la noticia, especialmente de New York en la que se aprueba el matrimonio de homosexuales es evidente que nos estamos aproximando a un desastre moral.
Nosotros comos cristianos debemos asegurarnos bien, aprestarnos bien los pantalones y las mujeres aprestarse bien la falda o el vestido.
Al New York aprobar al matrimonio gay, esto le da a los demás Estados de la Unión la excusa para ellos también aprobarlo, y hecho es que ya en varios Estados de la Unión se ha aprobado el matrimonio gay.
Tengo que estar de acuerdo con mi pastor; estos son señales de que la venido del Señor esta a la puerta, así que miremos bien en quien hemos creído y pongamos cada días más nuestra esperanza en el Señor.
I Corintios 15: 52 En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.
Jehová destruyo a Sodoma y a Gomorra por el pecado de homosexualidad y solo el sobrino de Abraham y parta de su familia sobrevivieron.
La homosexualidad esta tomando mucho auge en el mundo entero y mucho piensan que esto es común, que esto es parte de la vida; pero no es así.
Levítico 18: 22 No te echarás con varón como con mujer; es abominación.
Hasta los mismos animales saben hacer distinción entre un animal hembra y un varón, es raro ver a un animal varón teniendo relaciones sexuales con otro animal varón o viceversa; parece ser que los animales tienen más inteligencia que el ser humano.
Esto no debe ser así, pues Dios nos creo para ser más sabio e inteligente que los animales, pero se esta dando lo contrario.
Dios nos creo varón y hembra, uno de cada especie, esta establecido desde el mismo momento de la creación del mundo, el matrimonio es entre un varón y una hembra; de lo contrario Dios hubiese creado tres varones y una hembra o viceversa.
Félix Abreu