Add page level

jueves, 29 de septiembre de 2011

¿CUÁNTO TIEMPO ES NECESARIO ORAR?



Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré. Y él oirá mi voz. Salmo 55:17.

Como la oración es una relación de amistad con Dios, la Biblia no reglamenta mucho su forma ni su ocasión. Por esta razón no se presenta ningún mandamiento que diga: “Orarás siempre antes de consumir algún alimento”; ni tampoco: “Cada oración deberá durar no menos de cinco minutos”. Así como conversas con un amigo sin que te importe el tiempo, de igual manera ocurre con Dios.


Muchas veces me han preguntado cuánto tiempo es necesario orar. Entonces respondo con el texto de este día: David tenía la convicción de que al orar y clamar tres veces por día, su oración sería oída. No es que Dios requiera que oremos tres veces solamente, pero si este salmo registra la experiencia de un héroe de la fe que recibió muchas respuestas a sus oraciones, entonces podemos intuir que a Dios le agrada que le dediquemos tiempo a la mañana, al mediodía y a la noche.

Pero aclaremos algo: en muchas ocasiones, orar tres veces diarias no es suficiente. Piensa en Jesús y su gran misión sobre la tierra. El relato evangélico nos ilustra que “en aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios” (Lúe. 6:12). Este texto tampoco es un mandamiento, pero nos ayuda a ver que a veces es necesario dedicar tiempo “extra” en la oración para que la bendición divina sea abundante.

La cantidad de tiempo que le dedicas a la oración depende de las situaciones que la vida puede presentarte. ¿Cuánto dedicarías para orar por un amigo que es drogadicto? ¿Cuántas oraciones harías para aprobar una materia difícil? ¿Qué cantidad de tiempo dedicarías para que tu padre consiga trabajo? ¿Qué tiempo te entregarías en oración por la conquista de una persona del sexo opuesto? ¿Cuántas horas pasarías de rodillas clamando por un familiar con cáncer?

Como ves, cada situación demandará de ti diferente cantidad de tiempo para orar, pero no esperes tener una necesidad extrema para orar sin prisa y sin límite de tiempo. Cada día dedícale momentos especiales a tu Padre celestial, y verás cómo el camino que transitas se colmará de bendiciones para ti y los tuyos.

Tomado de meditaciones matinales para jóvenes

Encuentros con Jesús

Por David Brizuel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.