Add page level

jueves, 26 de enero de 2012

¿Tiene problemas maritales? ¡No se de por vencido!



El Dr. Gary Rosberg y su esposa Bárbara están familiarizados con los problemas que pueden acosar un matrimonio. Como entrenadores maritales que tienen un programa de radio, los Rosbergs atienden llamadas todos los días de personas que están experimentando problemas en su relación. 
Sin importar cuál sea la situación, los Rosbergs dicen que el tema verdadero es usualmente un asunto del corazón.
La pregunta puede ser:
  • “¿Por qué mi esposo cometió adulterio?”
  • “¿Por qué mi esposa le presta más atención a los niños que a mí?”
  • “¿Por qué alguien esta utilizando inadecuadamente el Internet?”
  • “¿Por qué alguien esconde dinero?” o
  • “¿Por qué alguien se ha dado por vencido en la intimidad espiritual de nuestro matrimonio?”
Gary dice: “Todos estos temas al fin de cuentas tienen que ver con la condición del corazón”.
Cuando los cónyuges endurecen su corazón contra su pareja, empiezan a desconectar o alejarse. Cuando esto continúa durante meses o años, muchas veces ellos deciden que la relación ya no va a funcionar.
Pero los entrenadores motivan a no ser tan prontos en ‘tirar la toalla’. Ellos ofrecen varios pasos que son esenciales para reparar un matrimonio quebrantado:
#1 - ¡No se de por vencido!
Nunca es fácil enfrentarse a los problemas maritales y tratar con el dolor y las heridas que han sido ocasionadas. Pero si las parejas están dispuestas a seguir adelante, Gary dice que los estudios demuestran que usualmente pueden restaurar su relación y ser más felices que antes.
Él agrega: “Ese tipo de heridas, esos temores, deslealtades, conflictos, lo que sea, son todos válidos y rompen nuestro corazón. He hecho 25,000 horas de consejería matrimonial, y estoy sensible a la realidad de ese dolor. Sin embargo uno encuentra que cuando la pareja se mantiene, invariablemente llegan al otro lado de este sufrimiento y son felices en sus matrimonios.”
Gary señala investigaciones donde matrimonios fueron encuestados sobre la felicidad en su relación. El 85% que estaban “infelices” o “muy infelices”, pero se mantuvieron juntos, cinco años después reportaron que estaban “felices” o “muy felices”.
“Y ese es un estudio secular. Imagínese el poder que tiene el Espíritu Santo en medio de eso”, comenta Gary.
#2 - Rendir la relación a Dios
El primer paso para mejorar la relación es que la pareja le entregue su matrimonio y sus vidas a Dios.
“Debemos escoger humillarnos a nosotros mismos primero ante Dios, y en segundo lugar, buscar un plan de restauración en el matrimonio que honre a Dios, a nuestro cónyuge y ponga la relación antes de cualquier situación que se esté atravesando en el matrimonio,” dice Bárbara.
#3 - Ofrecer perdón a su cónyuge
Muchas veces hay ofensas que ambos cónyuges deben estar dispuestos a perdonar.
Los entrenadores identifican cuatro pasos del perdón que incluyen: confesión, dolor, arrepentimiento y por último la restauración de la relación.
Este proceso no siempre es fácil. Gary indica que es sencillo decir “te perdono” pero debe haber más discusión si la pareja realmente espera dejar atrás esa situación.
¿Qué hizo la persona? ¿Cómo afecto a su cónyuge? ¿Está verdaderamente apenado? ¿Quiere él o ella restaurar la relación?
“Cuando existen estos cuatro elementos, la relación empieza a sanar,” dice Gary.
Si estos temas no se tratan, el resultado puede ser un conflicto no resuelto que eventualmente puede tornarse en ira y resentimiento de un cónyuge contra el otro.
Como cada persona herirá a su pareja de una forma u otra, es importante que ellos aprendan estos pasos del perdón en amor. Cuando se ejercen, las oportunidades para que crezca la amargura se cierran y la relación se torna más segura.
#4 - Conectarse espiritualmente con su cónyuge
Otro paso importante para mejorar un matrimonio en problemas es que la pareja busque juntamente la intimidad espiritual.
“La intimidad espiritual conecta dos corazones al igual que dos espíritus,” dice Gary. “Muchas veces cuando la relación de pareja está mal, es un reflejo de su relación con el Señor. Entonces entrenamos a las personas para que el marido y la esposa caminen con Cristo, y esa intimidad con Jesús ayudará a conectar la relación de pareja.”
La mejor manera de conectarse espiritualmente es orar juntos. Muchas veces las parejas se sienten inseguras sobre orar el uno con el otro, y lo evitan.
“Motivamos a los hombres a ir a su casa, tomar la mano de su mujer, sentarse y decirle: ‘No soy bueno en esto, pero te amo. Hice un compromiso contigo. Hagamos esto juntos,” dice Gary.
#5 - Buscar ayuda y apoyo mientras tratan sus problemas maritales
Las Escrituras advierten: “¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante!” (Eclesiastés 4:10). La idea también se aplica a los matrimonios. Muchas veces los Rosbergs ven matrimonios terminar porque no tienen a nadie que los apoye y los motive mientras tratan sus problemas maritales.
El apoyo de un consejero matrimonial, u otra pareja casada pueden servir como sus mentores, ayudándoles a reparar la relación.
“Imagine si un hombre se cae y otro le rejunta,” dice Gary. “Y una mujer levanta a su esposa, y les dicen: ‘Pelearemos por su matrimonio con ustedes’. A eso hemos dedicado nuestras vidas, Bárbara y yo.”
Adicionalmente a la consejería, las parejas pueden encontrar principios para restaurar su matrimonio en uno de los libros de los Rosbergs titulado “Healing the Hurt in Your Marriage” (que traducido sería: Sanando el dolor en su matrimonio).
#6 - Ore por su cónyuge
Los Rosbergs motivan a las parejas a tomar su reto de 30 días. Cada día, a la misma hora, encontrar un lugar donde pueda estar solo y orar por su cónyuge.
“Dígale a Dios lo frustrado que está, sus dolencias. Si está enojado, Él lo sabe. Sáquelo de su sistema, quítese ese peso de encima. Hable con el Señor, y luego pregunte: ‘Padre, ¿cómo puedo orar por mi pareja? ¿Cómo puedo comprender dónde estamos?’,” indica Bárbara.
Lo importante es darle a Dios esa relación y buscar su guía para la restauración.
Ella agrega: “Ore de tal manera durante los próximos 30 días, y observe a Dios empezar a restaurar su corazón, su matrimonio, y levantarlos a ambos para caminar por sendas que nunca pensó que atravesarían juntos nuevamente.”
“Creemos que si usted permanece y abre su corazón para el trabajo del Espíritu Santo de Dios, ese matrimonio tiene mucha esperanza,” menciona Gary. “El error más grave es terminar y correr. La cultura nos dice que huyamos. Nosotros les pedimos que permanezcan.”
Fuentes: Club 700

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.