Add page level

sábado, 4 de febrero de 2012

LAS MALAS COMPAÑÍAS



“El que anda con sabios, será sabio, mas el compañero de los necios sufrirá daño” (Proverbios 13:20)

¡Que Dios te bendiga amiguit@!, siempre que tengo la oportunidad de saludarles, crean que para mí es, no solo un gusto, sino, un privilegio. Les deseo un lindísimo día.


En esta ocasión te invito a que meditemos en un tema que tiene muchísima importancia, y que estoy segura, conviene que tú lo entiendas y lo guardes en tu corazón, poniéndolo en práctica cada día. Hoy, desarrollaremos el tema sobre: “LAS MALAS COMPAÑIAS”.

Primero que nada, debes saber que fuimos creados por Dios y puestos en este mundo y por el hecho de vivir aquí, tenemos que pensar y aceptar que como hij@s de Dios se convierte en algo “difícil” el que tengamos que  convivir y hasta compartir muchas situaciones con personas que no conocen al Señor. Compartes, estudio, juegos, vecindario, deportes, su compañía, platicas, esto muchas veces te lleva a considerarlos tus amig@s

Quizá te preguntes…Pero Leddy ¿donde está lo difícil?

Lo difícil está en que podemos ser fácilmente influenciad@s con la forma que ellos tienen para hablar, y que siempre está cargada de palabras soeces o de doble sentido, además de maldecir lo que sea con mucha naturalidad,  también la mentira es parte de su vida, un pecado que es condenado como todo lo demás, por Dios. En muchas ocasiones la forma como actúan y aun la forma cómo piensan son una influencia mala y peligrosa para que nosotros también nos comportemos y hasta lleguemos a pensar como ellos piensan.

Como seres humanos que somos, no podemos negar que existe, que tenemos la necesidad, el deseo de contar con la compañía de personas a nuestro alrededor, sin embargo esto no quiere decir que debemos buscar esa compañía en aquell@s que no quieren saber nada de Dios y de su palabra, de ese tipo de personas Pablo nos advierte que debemos alejarnos lo más que podamos, pues son peligrosos para nosotros y para nuestra vida espiritual.

Si yo te preguntara ¿cuantos amig@s tienes?, ¿Cuantos me dijeras?, Quizá comenzarías a hacer una lista, a lo mejor ésta sería muy corta, o quizá muy larga, otra pregunta:

¿Entiendes que algunos de esos amig@s, principalmente los que no son criatian@s  pueden influenciarte a hacer cosas que quizá tu no quieras hacer? Pues fíjate que sí. Si tu eres un niñ@ que ama a Jesús, debes saber que muchas veces el diablo influenciará a algunos de esos amig@s para que estos te influencien a ti a hacer lo incorrecto, lo malo, todo aquello que a Dios no le agrada. La Biblia nos advierte sobre la consecuencia de tener ese tipo de compañía, dice: “No os engañéis: Las malas compañías corrompen las buenas costumbres” (1 Corintios 15:33)

Debes tener mucho cuidado de no estar repitiendo, de no estar copiando sus acciones, sus actitudes, ya que lo que Dios quiere y nos pide es que nos esforcemos por mantenernos puros para Él, y eso incluye mantenerte alejad@ de personas que tendrán el poder sobre ti de incitarte a hacer lo contrario a lo que es bueno.

Un día mi hijo mayor me pregunto al respecto ¿Y qué hago entonces para no permitirlo? A lo cual yo le conteste y te lo digo a ti también si te estás preguntando lo mismo:

PRIMERO: Debes darles testimonio con tus acciones de que eres hij@ de Dios, eso significa que nunca debes esconder o avergonzarte de que se enteren que eres cristiano.
SEGUNDO: No dejes que estos “amig@s” te convenzan de hacer cosas que tu sabes a Dios no le agradarán, mejor trata de convéncelos tu de que Dios jamás estará de acuerdo con lo que pretenden hacer.
TERCERO: Jamás participes de conversaciones donde abunden las palabras soeces, los chismes, no celebres los chistes vulgares, simplemente retírate, ellos no pueden obligarte a que te quedes.
QUINTO: Nunca creas que cediendo a lo que te piden serás más “hombre”, o mas “bonita”convirtiendote en él o la más popular o más importante de la escuela, del lugar donde vives, o donde te reúnes con ell@s, eso es algo pasajero que solo te traerá mucha tristeza, mucho dolor, mucha vergüenza por haberle fallado a quien te ha amado tanto y a cuidado de ti, a Dios…etc., etc.
Si tu insistes en hacerte acompañar de quienes no tienen ningún temor hacia Dios, y además imitas su forma negativa de actuar, de vestir, de hablar, de pensar, y peor aun conociendo la palabra de Dios y habiéndolo aceptando como tu Salvador, luego no te extrañes, ni te preguntes porque otr@s no aceptan tu comportamiento y hasta se alejen de ti.

La Biblia dice: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos”

Entiende que éste tipo de “compañías” no las encontrarás cuando te sientas triste, o avergonzad@, no estarán cuando debas pagar las consecuencias de una travesura, se van cuando debes enfrentar a quien hayan ofendido o dañado, no te reconocerán cuando se vean en líos. Los verdaderos amig@s están en todo momento y son como hermanos dice la palabra del Señor. Queda claro entonces que las malas compañías afectan aun a aquellos que no conocen a Jesús, ¿te imaginarás cuanto más afectarán a los que son hij@s de Dios?

Hoy te invito a que escudriñes la palabra del Señor, sin duda, encontrarás el consejo oportuno, además debes escuchar y obedecer a tus padres, al pastor o al guía infantil cuando te adviertan de alguna o algunas malas compañías que se están adheriendo a tu vida.

Y un último consejo: BUSCA a aquell@s que comparten el mismo amor por Dios, ACERCATE a quienes hablan tu mismo lenguaje espiritual, SIGUE a quienes pueden convertirse en una bendición para tu vida.

RECUERDA: NUNCA ESTARAS MEJOR ACOMPAÑADO/A QUE DE LA PRESENCIA DE DIOS.
Autora: Leddy Castillo

Escrito para www.devocionaldiario.com y www.devocionalinfantil.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.