Add page level

miércoles, 8 de febrero de 2012

¿PAREZCO PREOCUPADO?





Lectura: Lucas 12:22-34.

"¿Y quién de vosotros podrá con afanarse añadir a su estatura un codo?" Lucas 12:35


Hans Christian Andersen, autor de cuentos famosos como Las ropas nuevas del emperador, tenía terror de que lo enterraran vivo. Por eso, siempre llevaba una nota en el bolsillo que indicaba que, en caso de que lo encontraran inconsciente, no supusieran que estaba muerto. Solía dejar otra nota en su mesita de noche, que decía: "Sólo parece que estoy muerto". Tal era su ansiedad, hasta que finalmente sucumbió al cáncer en 1875.

Tal vez pensemos que ese temor es extraño, pero ¿experimentamos nosotros miedos que un día puedan parecer así de irracionales? ¿Es posible que llegue un momento cuando miremos atrás y nos asombremos de nuestras ansiedades? ¿Nos sorprenderemos alguna vez de ese tonto que prefirió preocuparse en vez de orar? ¿Llegará el día en que nos consideren unos lastimeros plagados de temor porque no enfrentamos la vida con los recursos que el Dios todopoderoso del universo nos dio tan abundantemente?

La preocupación no cambia nada, pero con en el Señor modifica por completo la manera de ver la vida.

Perdónanos, Señor, por nuestra tendencia a preocuparnos. Ayúdanos a ver cuán insensato es preocuparnos por lo que Tú ya prometiste proveer. No permitas que nuestros temores nos entierren vivos.

Reflexión: Cuando ponemos nuestras preocupaciones en las manos de Dios, Él pone Su paz en nuestro corazón.
Fuentes: Devocional Diario

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.