Add page level

miércoles, 7 de marzo de 2012

A Flote


Man submerged in water
“¡Pero anímense! Ninguno de ustedes perderá la vida, aunque el barco se hundirá.”
Hechos 27.22

Un sencillo recordatorio para hoy. Pablo estaba en el barco que había sido azotado y destruido casi por completo. Las cosas no se veían nada bien. La gente estaba desesperada, sin comer por un largo tiempo.
Ellos asumieron que sus vidas habían llegado a su fin. Sin esperanza alguna. Pablo, sin embargo, sabía que no era así, él sabía que no iban a morir aunque el barco fuese destruido. El tenía confianza en la capacidad de Dios.

Solo para advertirte de antemano. Eventualmente tu barco SI se perderá. Cualquier cosa en la que estés poniendo tu esperanza, eventualmente será destruida y te fallará. Cualquiera que sea la cosa que crees que te mantiene a flote en tus finanzas, matrimonio, trabajo, negocio, etc., eventualmente encallará, se partirá en pedazos y se hundirá en lo profundo de un lago solo para ser descubierto años después por alguien, y será visto simplemente como escombros. Todo lo que es hecho por el hombre, algún día se desmoronará. Pablo sabía que vivirían para ver otro día mas porque su esperanza estaban en algo más grande y más eterno que un pedazo de madera flotante. Su esperanza estaba en Dios.

No importa si hoy estas enfrentando una tormenta o un dia hermoso y calmado. La cosa más importante, es aquella en donde pones tu esperanza.

Hoy, pon tu esperanza en Dios. No creas que una cosa, una persona o una posesión será lo que te mantendrá a flote. A la final, tienes la alternativa de elegir si te hundes con tus cosas o si llegas a la orilla vivo con Dios.

Robert & Rebecca Vander Meer
Ezekielsgrove.com
LaArboleda.net

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.