Add page level

jueves, 19 de abril de 2012

HIPÓCRITAS




Lectura: Mateo 23:13-15.

"Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles..." Mateo 6:5

Un hipócrita es un farsante; una persona que no actúa de manera genuina, sino que se disfraza para parecer otra. Dios odia la hipocresía, pero ama a los pecadores. En todos los relatos de los Evangelios, Jesús les habló a los perdidos con compasión, amabilidad y una actitud perdonadora, pero con los líderes religiosos hipócritas usó el lenguaje de condenación más firme que pueda haber. Los llamó guías ciegos, sepulcros blanqueados y víboras (Mateo 23:24, 27, 33).

Sin embargo, el hipócrita más grande de todos es el hombre o la mujer que se niega a acudir a Cristo aduciendo que hay demasiados hipócritas en la iglesia. Esa persona es incoherente. Los negocios también están llenos de hipócritas, pero eso no le impide participar en el comercio. La sociedad está llena de gente así, pero no por eso se convierte en ermitaño. El infierno está lleno de hipócritas, más vale que se asegure de no ir allá.

Si tu excusa para no aceptar a Cristo como tu Salvador y entregarte a Él como Señor es que no te gustan los hipócritas, ¿me permites que te muestre al hipócrita más grande de todos? Lo digo en amor, querido amigo: Mírate al espejo. Deja de fingir. Si no se te ocurre una excusa mejor, ¡no tienes excusa!.

Reflexión: No hay peor hipócrita que el que simula no necesitar a Cristo.

Fuentes: Nuestro Pan Diario, Blog

1 comentario:

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.