Add page level

martes, 10 de abril de 2012

Los zombis existen y viven en Haití

Los zombis, a diferencia de los mitos de los hombres lobo o del vampiro sí que tienen una base real en el país afrocaribeño de Haití. Numerosos antropólogos así lo han descrito en algunas de sus obras. El más famoso es Wade Davis en 'La serpiente y el arco iris', pero también están el de Douchan Gersi 'Sabidurías invisibles' o más recientemente los de Juan Revenga 'Mundos ocultos' o 'Amanecer zombi'.
Las religiones animistas, entre las que se encuentra el vudú, llegaron al caribe de la mano de los esclavos africanos que trajeron los europeos y que al convertirse al cristianismo crearon una religión sincrética porque no abandonaron nunca muchas prácticas de la religión de sus ancestros.El profesor de Harvard, Wade Davis popularizó la historia de Clarvius Narcisee, un hombre que aseguraba haber sido víctima de un proceso de zombificación por el que fue esclavizado durante dos años trabajando en una plantación. Incluso el antropólogo aportó fotos del individuo.

Según Jesús Callejo, escritor y colaborador habitual del programa Cuarto Milenio, los hechiceros de la magia vudú de Haití utilizaban una sustancia para dejar en aparente estado de muerte a la persona que querían esclavizar. Muchas veces envenenaban a la víctima por encargo, indica.
Esta sustancia es conocida como 'polvo de zombie' o 'coup de poudre' y se produce a base de tetrodotoxina, un veneno extraído del pez globo que ralentiza el ritmo cardiorrespiratorio a la personas que lo ingieren simulando de esta manera su muerte.

Después de que la víctima entra en un estado cataléptico, la familia al pensar que está muerta la entierran viva. El hechicero espera unos días para desenterrar a la víctima y procede a reanimarla. “Aquí entra en acción los segundos polvos, una sustancia psicoactiva capaz de anular la voluntad de la víctima”, indica Jesús Callejo. De esta manera pese a que la víctima conserva la vida, sus cualidades mentales están disminuidas a la mínima expresión, lo que la impide valerse por sí misma.

En algunos casos, según recogen algunos estudios elaborados por antropólogos, a la víctima nada más reanimarla, 'el amo' la somete a tormentos para que crea que ha despertado en el infierno y vea en él al mismo demonio. De esta manera la víctima quedará, por su incapacidad y su miedo, sometida al amo y se convertirá de por vida en su esclavo. Normalmente, según la mayoría de estudiosos del tema, el zombi era utilizado para hacer trabajos en el campo.

 Esta situación no tiene marcha atrás ya que los daños cerebrales suelen ser irreversibles, a pesar de que la creencia popular diga que la ingestión de sal liberaría al zombi de los efectos de la droga, matiza Jesús Callejo.

Fuentes: Te Interesas. es

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.