Add page level

jueves, 10 de mayo de 2012

¿Césped más verde?



RDP  | Un joven que acababa de graduarse de la Universidad, consiguió una posición laboral con muy buen sueldo.  Trabajaba mucho, observaba a los demás y aprendía de ellos.  Amaba a su esposa y su familia aumentaba.  Pero muy pronto comenzó a quitarle tiempo a la familia para dedicárselo al trabajo.  Era un joven brillante y ambicioso, ansiaba subir por la escalera de la corporación y llegar al éxito.  En pocos años había logrado llegar a un puesto alto en la compañía.

De pronto, muchas personas empezaron a pedirle consejo profesional y favores, a este hombre tan exitoso.  Los compañeros de trabajo lo adulaban, los clientes lo buscaban, y las amigas de la oficina coqueteaban con él.  El joven, ansioso por complacer y abrumado por la repentina atención, no se daba cuenta de lo que le estaba pasando.  Usó su poder sin sabiduría y cometió algunos errores financieros.  Descuidó a su familia y dejó que en su corazón echaran raíces las semillas de la insatisfacción.  Desde su perspectiva, en su jardín no crecía más que maleza.
En un momento de debilidad y juicio erróneo, el joven ejecutivo cayó.  Cedió a la tentación, a perjuicio de su familia.  Dejó su trabajo, y lo peor fue que perdió su integridad.  Sus amigos quisieron ayudarlo a restaurarse, pero se alejó de ellos.  Su familia estaba dispuesta a perdonarlo, pero el hombre no podía perdonarse a sí mismo.  Murió unos años después, alcohólico y destituido.
El césped puede parecer más verde y las flores más hermosas en otros jardines, pero no hay mejor lugar que aquel en que fuimos plantados.  Dios sabe exactamente lo que necesitamos.  Él nos ha dado todos los ingredientes para disfrutar de una vida bien regalada y exitosa que lo honre a Él.
Job 4:8
Los que aran iniquidad y siembran injuria, lo siegan.
Fuente:  En el Jardín con Dios, Editorial UNILIT

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.