Add page level

viernes, 11 de mayo de 2012

Derecho al perdón; a empezar de nuevo



Como he dicho en ocasiones anteriores cuando hago alusión a alguna figura pública que cae en desgracia y toca fondo, esta vez tampoco me toca juzgar a mí si las palabras del otrora centro del Equipo Nacional de baloncesto, Piculín Ortiz es sincero.


No tengo por qué dudarlo, porque muchas veces cuando el ser humano cae en desgracia, es cuando único despierta del engaño y el error en que vivía. El dinero, el lujo, la fama, el poder llenan de prepotencia y orgullo a las vidas y piensan que nunca caerán. Hasta que caen.

No sé si ha sido sincero, pero espero que sí por su bien. Hay quienes juzgan y condenan a personas como Ortiz  cuando expresan arrepentimiento, piden excusas o hacen cualquier declaración pública mostrando deseo de cambiar.  

Es cierto que muchas veces ese supuesto arrepentimiento llega porque en realidad la persona fue atrapada en su delito y no porque tenga deseos de enmendar su vida. Pero también es cierto que esos cantazos ayudan a algunos a comenzar a enderezar su vida de una vez por todas.

Sé que siempre hay quien critica y dice que algunos se escudan en Dios y en la Biblia para que no les hagan pagar por sus culpas y crímenes. Y cierto que algunos recurren a un teatro y aseguran que su fe los librará. Pobre del que piensa que engaña a Dios, y que diciendo a los cuatro vientos que ahora cree en Él, eso será suficiente para librarse de pagar las consecuencias.

Los errores, las malas decisiones, las faltas y los delitos tienen consecuencias que hay que pagar, independientemente de que nos arrepintamos y aceptemos de que necesitamos a Dios para encaminarnos de nuevo por el bien. En el caso del exjugador, tendrá que cumplir con la pena que le impuso la justicia, que no es menos cierto que fue bastante liviana.

¿Aprovechará Piculín esa oportunidad de oro? Sé que al igual que yo muchos tienen esperanza de que sí. Pero más que demostrárnoslo a nosotros, tiene que mostrárselo a sí mismo, como muy bien dijo en entrevista realizada por la compañera reportera Sara Del Valle en las páginas deportivas de El Nuevo Día, titulada Vengo a ser una nueva persona.

Creo que ese puede ser un comienzo de un genuino interés por el cambio; cuando la persona acepta que tiene que trabajar con su interior, cuando confiesa que tiene problemas y que necesita ayuda. Eso no lo hace más débil, porque en la ayuda recibirá las herramientas que necesita para salir fuerte del proceso.

Aunque otros te juzguen, Dios te da derecho al perdón; a empezar de nuevo. Otros te recriminan, pero Dios no. Dios te asiste en tu nuevo comienzo. Incluso si tropiezas y caes, pero estás dispuesto a seguir dependiendo de Él, seguirá estando a tu lado para socorrerte.

Por eso insisto en lo que dice el pasaje de Hebreos 4:15-16 donde se nos invita a acercarnos a Dios para encontrar la misericordia y el perdón de Él; pero también para recibir su gracia, que se traduce en la ayuda para cuando somos débiles y necesitamos que Dios nos fortalezca.

Piculín parece que ya ha reconocido que el proceso es duro y fuerte. Que bueno por él que no espera que esto sea pan comido. Que bueno, aunque suene cruel, que no le quedó más remedio que enfrentar ese proceso, porque hay otros que no quieren encarar sus problemas y situaciones personales porque saben que el proceso le traerá dolor.

Pero ¿qué es peor? Seguir con ese cáncer que acaba poco a poco con la vida del ser humano? Utilizo aquí como ilustración el procedimiento médico que se realiza a los pacientes que sufren graves quemaduras en su piel. Aunque es un proceso doloroso, la piel quemada debe ser raspada y removida para propiciar la sanación del paciente y el surgimiento de una piel renovada y saludable.

Duele, pero al final será una piel nueva. En los procesos emocionales, sicológicos y espirituales no deja de ser menos cierto. Dolerá enfrentar los miedos propios, el dolor de las heridas del pasado, la frustración por los fracasos continuos, la debilidad y tantas otras cosas. Pero huir de todo eso solo provocará que nos siga persiguiendo y no que resolvamos el problema. Enfrentarlos, nos hará libre, sobre todo cuando acudimos a Dios para que sea nuestra columna y soporte; y para que derrame su gracia a manera de fuerzas nuevas, cuando nos sentimos débiles, en   autocontrol, cuando nos sentimos desesperados, o en  dominio propio cuando somos débiles ante la tentación.

Dios está ahí para socorrerte cuando lo haces parte de tu proceso y cuando reconoces que solo, en tus propias fuerzas, no lo lograrás.

Repito que Dios te da derecho al perdón y a empezar de nuevo (Hechos 9:21-23). La Biblia nos muestra que todos somos pecadores y que aquel que diga que no ha pecado es un mentiroso. Me pregunto por qué hay gente presta para acusar a los demás, para juzgarlos aun cuando est;én dispuestos a cambiar y enmendar sus vidas.

¿Por qué rápido ponen en duda sus buenas intenciones, sobre todo si esas intenciones incluyen creerle a Dios y seguirlo? No sé si este sea el caso de Ortiz. Pero cuando hay alguien que opta por abrazarse a Dios para que lo ayude, no faltará quien ponga en duda su intención. Algunos juzgarán diciendo que dicha persona no hay quien la cambie. Otros dirán que, después de hacer y deshacer, es muy fácil venir con la excusa del arrepentimiento.

Que una persona venga arrepentido a los caminos de Dios no es un gran descubrimiento que acabas de hacer. Así que cuál es la razón para alarmarse, si Dios envió a su Hijo precisamente para que supiéramos que no vino a condenarnos, sino a salvarnos. Para que sepamos que su voluntad es que nadie se pierda, sino que todos procedan a arrepentimiento.

No pierdas tiempo en criticar al que se arrepiente; tal vez tienes razones de sobra para acercarte también a Dios y reencarrilar tu vida. Y Dios no va a recriminarte como quizás haz hecho tú contigo mismo o con otros, en el pasado.

A Dios no le preocupa tu pasado. (Hechos 9:21-23) Después de todo, ya Él lo conocía. A Dios lo que le interesa es tu presente y futuro. Le interesa que aceptes su dirección y que lo obedezcas, porque así te irá bien, que es su mayor deseo.

Blog Buenas Nuevas


Por Antolín Maldonado


Fuente: El Nuevo Día


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.