Add page level

lunes, 14 de mayo de 2012

El toque del artesano




Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras… —Efesios 2:10

Éxodo 31: 1 Y el SEÑOR habló a Moisés, diciendo:

2 Mira, he llamado por nombre a Bezaleel, hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá.

3 Y lo he llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte,

4 para elaborar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce,

5 y en el labrado de piedras para engaste, y en el tallado de madera; a fin de que trabaje en toda clase de labor.



Hace poco, vi un documental sobre la fabricación de un piano Steinway. Mostraba el meticuloso cuidado con que se elabora este delicado instrumento. Desde que se cortan los árboles hasta que el piano aparece expuesto, atraviesa innumerables ajustes delicadísimos que le aplican los talentosos artesanos. Después de un año, cuando termina el proceso, músicos destacados tocan el piano y suelen comentar que es imposible que una línea de ensamblaje computarizada logre producir los mismos sonidos brillantes. El secreto del producto final es el toque del artesano.

Cuando se construyó el tabernáculo, Dios también valoró el toque artesanal. Eligió a Bezaleel y dijo: «… lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor» (Éxodo 31:3-5).

Hoy Dios mora en el corazón de los creyentes, pero la obra del artesano no ha terminado. Cada creyente es, individualmente, «hechura» de Dios (Efesios 2:10). El Maestro Artesano es el Espíritu Santo, el cual quita las imperfecciones de nuestro carácter para hacernos más semejantes a Cristo (Romanos 8:28-29). A medida que nos sometamos a Su labor artesanal, descubriremos que el secreto del producto final es el toque del Artesano.

—HDF
El Padre nos dio el Espíritu para hacernos semejantes a Su Hijo.

Fuentes: El Versículo del Día

1 comentario:

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.