Add page level

jueves, 7 de junio de 2012

¿Cómo edificar un matrimonio sólido?



Con ayuda de Dios, si le permitimos que ocupe el primer lugar en todo momento, es posible edificar matrimonios sólidos...

Laura se hizo la pregunta: “¿Acaso mi matrimonio no puede durar?”. Y se formuló ese interrogante porque el hogar de sus padres se disolvió cuando ella tenía siete años y esa experiencia la marcó para siempre. Cuando veía a sus compañeros de colegio con sus progenitores, ella sentía nostalgia.


Aún hoy recuerda los largos períodos de soledad, cuando esa indescriptible sensación de vacío y tristeza la invadía, en los que quiso quitarse la vida. “No le encontraba sentido a la vida; creía que morirme era lo mejor. Y hoy, temo que mi matrimonio termine en divorcio porque mis hijos están aún pequeños”, dijo preocupada.

Como es natural, en su relación se han producido contratiempos. Cosas intrascendentes, en criterio de sus familiares, indicios de que la relación puede erosionarse, en opinión de la joven esposa.

No es la única que piensa así. Infinidad de personas conocen de matrimonios que terminaron en ruptura y no pasaron de diez años. Su solidez se vio menoscabada. Es más, conozco a dos jóvenes que contrajeron matrimonio en condiciones que todo indicaba, iban a experimentar solidez.

Los dos eran cristianos. Se conocieron en la iglesia. Compartían su fe, su compromiso con la iglesia, períodos de oración y una búsqueda sincera de vivir a Cristo. Sin embargo, su hogar se desmoronó dos años después de la hermosa ceremonia de bodas.

Aquella frase de los cuentos: “Fueron felices y comieron perdices” se convirtió en una excepción en sus vidas. Literalmente no se soportaban. “El amor se acabó. No podría explicar cómo, pero se acabó”, comentó el esposo el día que nos reunimos procurando salvar el compromiso de la pareja.

El diálogo es fundamental en la pareja para asegurar solidez en la relación…

Y quizá usted se pregunta: ¿Puede acabar el amor? Una de las respuestas más aproximadas al tema la ofrece la sicóloga colombiana, Lucía Náder: “El amor es como una vela que se va gastando hasta terminar, siempre y cuando las personas no hagan nada para mantener viva la llama. Debemos tener una vela lista para encenderla cuando la otra se está agotando y así renovar la relación” (Diario El País. 05/05/2012. Revista Nueva. Pg. 34)

¿Enfrenta usted un eventual deterioro en la relación matrimonial? ¿Teme que todo termine en divorcio?¿Se pregunta qué hacer para salvar la relación?

Sentando bases sólidas para el matrimonio

La relación matrimonial debe ser alimentada diariamente. Es un compromiso de los componentes de la pareja, que debe sostenerse en el tiempo y por encima de las circunstancias. Nadie es dueño de nadie, razón por la que diferimos de la frase común en Latinoamérica cuando alguien se refiere a su cónyuge como “mi mujer” o “mi marido”. Y ese convencimiento de pertenencia se desmorona cuando descubrimos que si no alimentamos el hogar, terminará marchitándose.

La comunicación permanente y especial con nuestra pareja, es esencial para asegurar solidez en el matrimonio... 

Hay por lo menos cinco recomendaciones que comparto con usted, y que le ayudarán en el proceso de edificar un matrimonio sólido:

1. Permitir que Dios ocupe el primer lugar en el matrimonio (Cf. Salmos 127:1, 2)

2. Reconocer que los componentes de la pareja provienen de mundos diferentes y por tal motivo, respetar las diferencias.

3. No permita que las presiones alrededor afecten la relación matrimonial: dificultades en el trabajo, escasez económica, cansancio, desánimo, entre otras.

4. Respeto mutuo. Medir lo que decimos a nuestra pareja. No ofenderla y ser cuidadosos de no causar heridas.

5. Mantener una buena comunicación: diálogo permanente—así sea por teléfono--, después de dedicarse a los hijos sacar por lo menos una hora diaria para hablar juntos mirándose a la cara, no descuidar palabras gratificantes como “te amo”, “me haces falta”, “Significas mucho para mí”

6. Renunciar al orgullo que nos impide reconocer que cada uno de nosotros también comete errores. No pensemos que “siempre tenemos la razón”

7. Oren uno por el otro. La oración es fuente de poner.

La sicóloga colombiana, Nelly Rojas, asegura que “La pareja debe hacer un esfuerzo diario por construir la comunicación, el afecto, la sexualidad, el manejo de los hijos y del dinero, respetar los roles de cada uno en el hogar, compartir espacios de diversión, la vida social y la familia…” (Diario El País. 05/05/2012. Revista Nueva. Pg. 35)

En el plan de Dios no están los matrimonios temporales sino para toda la vida…

El matrimonio es muy valioso. Y debemos esforzarnos, con ayuda de Dios, a edificarlo diariamente. ¿Está dando lo mejor de usted para que el matrimonio sea sólido?¿Ocupa Dios el primer lugar en su hogar?

Un amor de largo alcance

Recuerdo un matrimonio al que asistí. Incluso, llevé el mensaje durante la ceremonia. Todo era perfecto: el lugar, los invitados, la recepción. Todo. No obstante, dos años después me anunciaron su decisión de separarse. “Las cosas no funcionan”, dijo la esposa como si la relación matrimonial fuera una especie de electrodoméstico desechable. ¡Tremendo error! Cuando Dios y el amor gobiernan la relación, están sentadas las bases para que haya continuidad por mucho tiempo.

Enseñando a los creyentes del primer siglo una definición sobre el amor que aplica a nuestro tiempo, el apóstol Pablo escribió: “El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia.”(1 Corintios 13:4-7. Nueva Traducción Viviente)

Uno de los mayores enemigos del matrimonio es el orgullo que nos impide reconocer los errores; el segundo, no claudicar para decir “Perdóname”; el tercero, renunciar fácilmente e inclinarse por el divorcio como la única solución, y por último, pensar únicamente en nosotros y no en los hijos, que necesitan de un padre y una madre unidos.

Si quiere que el matrimonio sea sólido, es esencial que Dios ocupe el primer lugar. ¿Ya le abrió las puertas de su corazón a Jesucristo? No olvide que la mejor decisión de todo ser humano es recibir a Jesús como Señor y Salvador. Hoy es el día para que tome esa determinación, la mejor que pueda asumir jamás. Su vida experimentará cambio y crecimiento, tanto personal como espiritual.

Fernando Alexis Jiménez
Fuente: Estudio Bíblico

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.