Add page level

miércoles, 20 de junio de 2012

Condenan a los testigos de Jehová por abuso sexual a una niña en Estados Unidos



RIES |  Un jurado de California ha obligado a los testigos de Jehová a indemnizar a Candace Conti (en la foto), una mujer miembro de este grupo religioso que padeció abusos cuando tenía nueve años por parte de un compañero, Jonathan Kendrick, con una compensación de 28 millones de dólares (unos 22 millones de euros).

 
“Ésta es la mayor cuantía económica obtenida por una sola víctima de abusos sexuales religiosos en todo Estados Unidos”, según ha explicado su abogado Rick Simons a la agencia Associated Press. Lo cuenta la corresponsal Carolina García en el diario español El País.

El jurado del condado de Alameda ha otorgado así un total de 7 millones de dólares por daños y otros 21 millones por daños punitivos, según ha informado el abogado a la misma agencia. Kendrick deberá pagar el 60% de la condena, aunque Conti no espera recibir ningún dinero por su parte. “Ni lo vamos a intentar, en parte porque creemos que no es capaz de pagarlo”, ha declarado Simons. El resto, el 40%, debe ser pagado por la Watchtower Bible and Tract Society (Sociedad de los Testigos de Jehová), en Nueva York.


Durante el juicio, Conti, de 26 años -que ha decidido dar la cara para animar a las víctimas a que denuncien este tipo de sucesos, según asegura su abogado-, declaró que durante los años 1995 y 1996, cuando tenía entre 9 y 10 años y era miembro de la congregación de los testigos de Jehová de North Fremont en California, fue acosada de manera recurrente por un compañero, Kendrick. “Nada me puede devolver mi infancia”, ha sostenido Conti en el diario The Oakland Tribune. “Aunque si esta decisión provoca un cambio en la política de la congregación, pues habrá sucedido algo bueno”.

Según la víctima, a finales de los años ochenta, los maestros instruían a los miembros mayores a mantener en secreto este tipo de acusaciones. Política que se mantuvo dentro de la congregación incluso tras la acusación vertida sobre Jonathan Kendrick en 1994. Kendrick, que actualmente tiene 58 años y vive en Oakland -según el registro de delincuentes sexuales del Estado de California-, nunca fue condenado por abusar de Conti, pero sí por comportamiento lascivo con otro menor en 2004, según ha narrado el abogado de la víctima.

Esta organización, según uno de sus abogados, va a apelar la decisión de este jurado de California. “Kendrick no era ni un líder ni un pastor. Sólo era un miembro con rango. Este es un caso trágico en el que las acciones de un solo miembro han salpicado a la reputación de toda una fe”, dijo a la misma agencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.