Add page level

viernes, 29 de junio de 2012

La Fantasía Decepciona


Boy (5-6) wearing cape

“Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado.” Romanos 5.5
 A veces confundimos la fantasía por la esperanza. Definamos estos dos términos.


Fantasía:


La facultad o actividad de imaginarse cosas, especialmente cosas que son imposibles, inexistentes o poco probables. Idealizar la realidad.


Esperanza:


Un sentimiento de esperar y desear que algo suceda. Motivo para creer que algo bueno puede suceder.

“Espero ganarme la lotería: es una gran ejemplo de la fantasía. Es probable que alguien que gane la lotería pero es poco probable que seas tu quien la gane. Por lo tanto, “Esperar” que ganes es mas una fantasía que una esperanza. La mentalidad de la lotería es contagiosa porque lleva consigo la idea de que el ganador ya no tendrá que trabajar mas, sufrir o luchar para obtener esa cosa que supuestamente cambiará su vida y hará que todo sea mejor. La gente aplica esta misma teoría de la lotería a muchas cosas como, “Cuando me case las cosas serán mejor…cuando me compre un nuevo vehiculo….cuando tenga un nuevo trabajo…cuando me compre un perro….cuando me mude….cuando (llena el espacio en blanco) todo será mejor.” O dicen, “Si tan solo…”sucediera. Esta esperanza no es realmente esperanza. Por definición, es una fantasía en el hecho de que es poco probable que suceda y el resultado deseado no esta basado en la realidad.

Esperanza, verdadera esperanza, el tipo de esperanza referido en este versículo es algo totalmente diferente. En el versículo precedente a este, menciona que la esperanza comienza en la dificultad.

3 Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; 4 la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza.

 Esto me suena mas a la realidad. A menudo, nos encontramos con problemas. Necesitamos perseverancia para salir de esos problemas. Sin duda alguna, esa perseverancia desarrolla nuestra madurez y carácter. Y el carácter fortalece y desarrolla en nosotros una esperanza que no puede ser quitada. Esta es una verdadera esperanza. Esta es una esperanza que no decepciona. Una esperanza basada en la realidad.

Hoy, puedes intentar hacer las cosas de la manera fácil y fantasear con una esperanza que decepciona o puedes enfrentar la vida con la cabeza en alto y permitir que la vida misma y que Dios cultiven en ti una esperanza que nunca decepcionará. Recuerda, hay una realidad y todo lo demás es fantasía.

Robert & Rebecca Vander Meer
LaArboleda.net
Ezekielsgrove.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.