Add page level

martes, 5 de junio de 2012

Satanismo, música, drogas y violencia, mal de nuestro tiempo



Por más de cincuenta años en Chiavenna, un apacible pueblo de ocho mil habitantes en el extremo norte de Italia, nada extraño ocurrió. En el entorno parroquial de sus moradores, salvo las fiebres reumáticas de una vecina o quizá la decisión de un joven, de contraer matrimonio, nada era noticia. Todo era igual. Parecía que el tiempo se había detenido… Pero la escena cambió cuando tres adolescentes asesinaron a la superiora de Instituto de Monjas, sor María Laura Mainetti –de 61 años—a pedradas y heridas con armas corto punzantes “para salir del aburrimiento”. Los hechos ocurrieron el sábado 1 de julio del año 2000.

 
 La música con mensajes subliminales está cobrando hoy mucho auge
 
Lo que comenzó como un misterio porque se desconocía a las autoridades, tardó veinte días en salir a la luz con la captura de las chicas—en apariencia normales--, de clase media alta y buenas estudiantes en un Instituto de Hotelería.
 
Las investigaciones demostraron que incursionaron, primero en el rock pesado y de allí en el satanismo, hasta el punto de elogiar a Charles Manson, autor del crimen de la actriz Sharon Tate y otras personas que le acompañaban, en un sonado caso que involucró adoración al mundo de las tinieblas.
 
Nadie las tomaba en serio, sobre todo porque parecían muy rebeldes, alto típico de su edad, en criterio de sus vecinos.
 
Tras diez horas de interrogatorios, una de las tres autoras del crimen, no resistió más y confesó. "Queríamos matar a un sacerdote o a alguien de la Iglesia", dijo. Explicó: "Elegimos al arcipreste de Chiavenna, pero el párroco es robusto y podía reaccionar, así que decidimos matar a sor María Laura",

Las tres se comunicaban continuamente por medio de sus respectivos celulares. Mediante una llamada telefónica en un servicio de cabinas, contactaron a la religiosa y le pidieron entrevistarse con ella, argumentando que una de ellas necesitaba que la aconsejaran. La monja creyó y salió del Instituto a las 10:30 pm. Las jóvenes la llevaron en un auto hasta un lugar distante, en donde procedieron a quitarle la vida de manera violenta. La dejaron irreconocible.
 
Las investigaciones posteriores revelaron que las jovencitas eran asiduas oyentes de rock pesado, la mayoría de los temas con mensajes subliminales que exaltaban la violencia y el asesinato… “No podemos descartar que los mensajes subliminales hayan obrado en ellas”, dijo uno de los facultativos encargado de dictaminar el estado mental de las tres chicas.
 
La galería de “famosos” satanistas en la música
 
Cuando aludimos a la utilización de mensajes subliminales en la música, es necesario remitirnos a cantautores de renombrada fama—aun cuando muchos de ellos muertos--, como Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, los Beatles, entre otros.
 
A finales de la década de los sesenta, los Rolling Stones popularizaron álbumes como Their Satanic Majestic Request ('Al servicio de sus satánicas majestades') y su clásico Sympathy for the devil ('Simpatía por el diablo'). Lo propio hicieron. Los Beatles –reconocidos y confesos seguidores de doctrinas orientales—con The White Album con mensajes ocultos en los temas Revolution 1 y Revolution 9. Su fama llevó a que John Lennon anunciaba que serían más populares que Jesucristo. Como se recordará, su líder, John Lennon fue asesinado en 1980.

 Es necesario permanecer alertas frente a las asechanzas de nuestro adversario espiritual

Igual suerte han corrido otros cantautores a quienes la enorme popularidad los atropelló de la noche a la mañana—hay quienes afirman que producto de pactos satánicos dados los mensajes que luego difundieron en sus canciones—y que murieron en extrañas circunstancias. Para poner algunos ejemplos, permítanme mencionar a John Bonham (Led Zeppelín); Brian Jones (Rolling Stones); Bon Scott (AC-DC); Randy Rhoads (Ozzy Osbourne) o el propio Jimi Hendrix.
 
Uno de los principales impulsores de la música satánica, llegó a asegurar: "La música crea estados de ánimo porque la música es en sí algo espiritual. Se puede hipnotizar a las personas por medio de la música y cuando alcanza el punto más débil de resistencia se le puede predicar directamente en el subconsciente todo lo que se le quiere decir". (Jimmy Hendrix, Life Magazine, Edición del 3 de octubre de 1969, pp. 74).
 
Ahora, en el listado de abiertos adoradores de Satanás, se menciona a los precursores del heavy metal, Black Sabbath, cuyo cantante, Ozzy Osbourne, pasaría a ser en los años ochenta el principal enemigo de muchas organizaciones cristianas norteamericanas tras grabar canciones como Mr. Crowley. Este tema lo dedicóal mago «negro» Aleister Crowley que, a principios del siglo, había fundado su propia religión luego de pertenecer a diversas sociedades secretas. Hay quienes asegura que se reunía con otros practicantes del ocultismo en la abadía italiana de Cefalu, donde practicaban ritos satánicos, en los que se mezclaba el sexo, la sangre y la violencia.
 
La canción de la que se afirma contiene el mayor número de mensajes satánicos ocultos, fue popularizada por otro grupo inglés de los años setenta, Led Zeppelín. Su gran éxito fue Stairway to Heaven ('Escalera al cielo') que se unió a la fama Jimmy Page—su guitarrista estrella--, de ser asiduo practicante de la tabla ouija.
 
Otros exponentes del heavy metal acusados de ser ministros de satanás, son los australianos del grupo AC-DC. En el punto más alto de su popularidad difundieron el tema –mundialmente famoso-- Highway to Hell ('Autopista al Infierno') y otros igualmente populares como Hell aint a bad place to be ('El infierno no es un mal sitio para vivir') o Sin City ('Ciudad del pecado'). En algunos de los conciertos, su guitarrista, Angus Young, disfrazado con rabo y cuernos, en homenaje a Satanás.
 
En Inglaterra tomó fuerza así mismo la agrupación Iron Maiden que lanzó el álbum The Number of the Beast (666, el numero asignado al Diablo). La letra citaba textos de la famosa Biblia Satánica. La portada del disco, mostraba al líder del grupo, Eddie dirigiendo como un titiritero, a los hombres en forma de marionetas.
 
En el listado y no menos famosos, figura el Venom, precursores del estilo black metal. Algunas de sus composiciones conocidas son: In league with Satan ('Aliados de Satán'), Welcome to hell ('Bienvenido al infierno') y Black metal ('Metal negro').
 
La galería de artistas que sirvieron y sirven a Satanás a través de la música, podría tornarse ilimitada porque aún hoy, siguen emergiendo cantautores con temas musicales que mezclan mensajes directos e indirectos que ensalzan el mundo de las tinieblas.
 
¿En qué consiste la ténica subliminal de la música?
 
 Descubra cómo operan los mensajes subliminales…
 
Como lo indica la palabra subliminal (Etimología latina de subliminal: sub-bajo, limen-umbral (límite), es decir, debajo del umbral) se trata de un mensaje destinado a llegar al oyente justo por debajo del umbral de la conciencia. Se trata de un que escapa al oído, a los ojos, a los sentidos externos y penetra en el subconsciente profundo del oyente, el cual está completamente sin defensa contra esta forma de agresión.
 
Al recibir este mensaje o estímulo exterior, nuestro cerebro lo analiza, a través de la inteligencia, juzgando sobre su contenido. Si éste es aceptado, lo envía voluntariamente al subconsciente, que, a la manera de las computadoras, lo decodifica y archiva en su memoria y procede a utilizarlo más adelante para modificar la conducta del receptor según ese concepto aceptado voluntariamente.
 
El mensajes subliminal, en cambio, ataca sutil pero eficazmente al receptor, pues esquiva las barreras de la selección inteligente y consciente además sin advertir esta violación.
 
Estos mensajes insertos en la música, no hacen otra cosa que promocionar la adoración al mundo de las tinieblas, la práctica del sexo promiscuo, el uso de las drogas, la violencia, el odio y emociones destructivas en el ser humano.
 
No es un tema nuevo
 
En el año 1894, el médico W.R. Dunham publicó su trabajo sobre la comunicación subliminal titulado "The Science of Vital Force" (La Ciencia de la Fuerza Vital) demostrando la existencia de dicha comunicación subliminal

 El eterno propósito de Dios, nuestro amoroso Padre, es que seamos libres de toda atadura espiritual y vivamos a plenitud...

En un teatro de New Jersey (USA), en los años 50 aproximadamente, se realizó un experimento con mensajes subliminales. Consistió en insertar mensajes subliminales en la película "Picnic". Cada 24-30 fotogramas aparecían las palabras "Tome Coca-Cola" y "Coma pop-corn" sobre el rostro de la actriz Kim Novak. Como consecuencia se incrementaron las ventas en un 18% y las de pop-corn en un 58% respectivamente.
 
Un estudio realizado por el investigador, Jacob Aranza sobre el Backward Masking, pone de manifiesto la relación que existe entre la música, el mensaje subliminal y el culto satánico (Backward Masking Unmasked Hunting - don House, Louisiana, 1983). Menciona entre otros estudios, las conclusiones de reconocidos neurólogos y psiquiatras que se han abocado a este problema, especialmente William Yarroll, Roy S, Silverman, Lou Ryder y Hall Becker.
 
Los especialistas coinciden en asegurar que la sugestión y la estimulación subliminal pasa por el sistema reticulado activador ascendente para alcanzar las dos esferas, izquierda y derecha del cerebro humano, generando reacciones.
 
Satanás y su propósito original: Destruir
 
Cuando fue creado por Dios, Satanás no era malo; por el contrario, dicen las Escrituras: “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día en que fuiste creado hasta que se halló en ti maldad” (Ezequiel 28:15). El problema tuvo lugar cuando el mal tomó forma en este ser angelical. Satanás pensó en su corazón: “Subiré al cielo. En lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono y en el monte del testimonio me sentaré, en los extremos del norte; sobre las alturas de las nubes subiré y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres hasta el seol, a lo profundo de la fosa” (Isaías 14:12-15).
 
 
Es indudable que tras la música con mensajes ocultos, se encuentra el mundo de las tinieblas…
 
Escribiendo bajo inspiración, el autor explica que: “Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra, y delante de los reyes te pondré por espectáculo”(Ezequiel 28:17).
 
Ahora, qué relación tienen Satanás y la música. Es necesario que volvamos a las Escrituras. El profeta describe la posición relevante de Lucifer entre las huestes musicales del cielo: "...los primores de tus tamboriles y flautas estaban preparados para ti desde antes del día de tu creación". (Ezequiel 28:13)
 
Cuando se rebeló contra Dios y fue arrojado a la tierra, este genio musical utilizó las composiciones para propósitos contrarios a su origen: exaltar al Señor. Es así como leemos que los descendientes de Caín fueron quienes inventaron tanto los instrumentos musicales como los de guerra (Cf. Génesis 4:21, 22).
 
Un ejemplo claro lo encontramos en el rey de Babilonia, Nabucodonosor, quien utilizó instrumentos musicales de varias clases para inducir a la adoración de la imagen que había erigido (Cf. Daniel 3:5-7).
 
¿Qué de malo tiene el baile?
 
¿Y qué decir de los bailes? A los cristianos comprometidos se nos acusa de ser adversos a los bailes por mero fanatismo; sin embargo, la música unida al contoneo o roce de los cuerpos, exacerba los deseos del hombre. Un ejemplo lo encontramos en el gobernante Herodes quien sucumbió ante la música y danzas seductoras de Salomé; luego, procedió --sin utilizar su razonamiento--a ordenar la muerte de Juan el Bautista (Mateo 14:6-10).
 
La Biblia es clara al anunciar que la música inspirada por Satanás, será destruida al final de todo sistema creado cuando la ciudad de Babilonia—máximo exponente del ocultismo, las religions orientales y las enseñanzas de error-- sea derrumbada a tierra. El sonido de su música no volverá a ser escuchado jamás (Cf. Apocalipsis 18:22).
 
El problema entonces no estriba en la música, que fue concebida para exaltar a nuestro amado Padre celestial, e incluso, puede tener efectos terapéuticos (Cf. 1 Samuel 16:23; 2 Reyes 3:11, 15, 16; 1 Crónicas 25:1; Salmos 126:1, 2), sino en los mensajes directos e indirectos a través de la música, constituyen una de las estrategias de nuestro adversario espiritual para destruir al género humano (Cf. Juan 10:10 a, 1 Pedro 5:8)
 
Mantenernos alerta
 
Escribiendo a los creyentes de Éfeso, cuna del ocultismo en Asia, el apóstol Pablo fue enfático en advertirles: “Ni deis lugar al diablo” (Efesios 4:27).
 
Esta instrucción sigue vigente en nuestro tiempo y aplica a la música, programas de televisión e incluso, juegos que gustan a nuestros hijos. Como padres tenemos la enorme responsabilidad de velar por la información de la que se alimentan nuestros chicos y chicas. Recuerde que si Satanás domina la mente, tendrá gobierno del cuerpo.
 
Si encontramos que están inmersos en algún tipo de hábito, que puede ser la música de rock pesado en cualquiera de sus diferentes manifestaciones, es importante que oremos y a la par, busquemos un diálogo franco con ellos para orientarlos. No podemos eludir esa tarea que nos asiste como sus progenitores.
 
Recuerde que si no tomamos nota del peligro que encierran la música, los videojuegos, la Internet y los programas de televisión—entre otros--, quienes pueden llevar la peor parte pueden ser nuestros hijos.
 
Con ayuda de Dios podemos tomar control de la situación. Él es quien nos da la guía para hacerlo. Permítale que ocupe el primer lugar en su hogar, y las cosas cambiarán.
 
A propósito, ¿ya recibió a Jesucristo como Señor y Salvador? No deje pasar la oportunidad. Hágalo ahora mismo. Ábrale las puertas de su corazón a Cristo. Su vida, su familia y todo alrededor, experimentarán cambio. Ese proceso de crecimiento se tornará evidente en las áreas espiritual y personal. ¡Decídase ahora mismo por Jesucristo!

Por Fernando Alexis Jiménez

Fuente: Estudio Biblico

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.