Add page level

miércoles, 25 de julio de 2012

Los mil años


{lake of fire}
Artwork by Duncan Long

Apocalipsis 20: 1 Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano.
Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;

y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.
Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años.
Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección.
Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años.
Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,
y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar.
Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió.
10 Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. 

Éste se ha convertido, desafortunadamente, en uno de los pasajes más discutidos en las Escrituras. Es el único lugar en Apocalipsis donde aparecen los mil años. Hay tres interpretaciones:
a. Premilenialismo - El retorno de Cristo en poder y gloria le quitará a Satanás todo su poder, levantará a los muertos cristianos y establecerá el reino de los santos sobre la tierra. Después de mil años, Satanás emergerá nuevamente de su prisión, intentará una vez más destruir a los santos, fracasará y será destruido él mismo. Entonces vendrá la resurrección del resto de los muertos, el juicio del gran trono blanco, la destrucción final de los malos y la construcción de un nuevo cielo y una nueva tierra. La aparición del Anticristo, la tribulación y el rapto se sostiene normalmente que han ocurrido antes (pre) del milenio. De aquí el nombre de esta interpretación. Esta doctrina es a veces xiliasmo que se deriva del griego xilios, mil.
b. Amilenialismo - No hay un milenio literal. Los 1000 años son simbólicos. Representa todo el tiempo entre la vida de Jesús sobre la tierra y Su segunda venida. Hay un milenio bíblico (Cox). Los santos son resucitados con Cristo en el nuevo nacimiento; esta es la primera resurrección (Ef. 2:6, Col. 2:12, Col. 3:1) y reinan con Cristo en vida (Rom. 5:17).
c. Postmilenialismo - Cristo vuelve después (post) del milenio. El milenio es la victoria del evangelio en la presente era, a veces mil años literales.
Para una discusión equilibrada que termina a favor del punto de vista premilenial, ver Pawson. El punto de vista amilenial es descrito por Cox. Berkhof también vale la pena ser leído.

34.1. Problemas específicos con el pasaje

Hay varios problemas específicos con el pasaje:
  1. Esta es la única mención de un período de mil años en Apocalipsis. Muchos de los otros períodos siguen una fórmula (42 meses, etc.). El período de mil años (10 x 10 x 10) significa un período de tiempo completo, pero también indica un período largo. Hay algunos otros períodos de mil años en las Escrituras (ver Sal. 90:4, Ecl. 6:6, 2 Pedro 3:8).
  2. Se refiere a Satanás como atado por mil años para impedir que engañe más a las naciones, hasta que los mil años hayan terminado. Satanás en otras partes se lo menciona como que engaña a las naciones (12:9, 13:14, 16:13-14, ver también 2 Cor. 11:3). Claramente Satanás está engañando todavía hoy a las naciones; hay falsos profetas y falsos Cristos alrededor. El falso profeta en Apocalipsis es claramente un emisario de Satanás que engaña a la gente de la tierra. El engaño de Satanás del que se habla aquí es sin el falso profeta, que está en el lago de fuego (v. 10).
  3. Si hay un reinado de mil años de Cristo sobre la tierra (aunque no se menciona la tierra) junto con los santos, es el único lugar en las Escrituras que lo describen. No es sabio conseguir nuestra teología de un pasaje oscuro en Apocalipsis sin el respaldo de otros pasajes claros de las Escrituras. Los pasajes claros de las Escrituras deben ser usados para echar luz sobre pasajes oscuros, y no al revés. El Nuevo Testamento no da apoyo a la idea de un reino de mil años de Cristo fuera de Ap. 20. El principal apoyo viene del Antiguo Testamento.
  4. Habla de dos resurrecciones. La primera, en la que los santos reinan con Cristo por mil años; la segunda, una resurrección general para el resto de los muertos al final de los mil años. Normalmente se habla de una sola resurrección en las Escrituras (ver Dn. 12:1-4, 12:13, Mt. 22:31, Lc. 14:14, 20:35-36, Jn. 5:25-29, 11:24, Hch. 23:6, 1 Cor. 15, 2 Cor. 4:14, Fil. 3:11, 1 Tes 4:13-18, Heb. 6:2, Ap. 11:18, 20:12-13). Sin embargo, hay algunos indicios de que hay una resurrección para los justo solamente (ver Lc. 20:35-36, 2 Cor. 4:14, Fil. 3:11, 1 Tes. 4:16-17).
  5. La batalla en 20:7 parece ser paralela con otras batallas de Apocalipsis (16:14, 17:14, 19:17)
    • Ap. 16:14-16 - los tres espíritus inmundos de la boca del dragón, de la bestia y del falso profeta
    • Ap. 17:14-17 - los diez reyes y la bestia
    • Ap. 19:17-21 - la bestia y los reyes de la tierra
  6. Ap. 20:7-8 - Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, Goy y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla - Esto se menciona también en otros pasajes. Los pasajes en 16:14 y 19:17 son claramente la misma batalla que 20:7 y están todos apoyados por Ezequiel 38 y 39. El paralelismo arguye a favor de los mil años en la era del evangelio. Ver también los comentarios sobre Ap. 12:7.

34. 2. El argumento del paralelismo (Hendriksen)

El libro de Apocalipsis está formado por siete secciones paralelas que cubren la dispensación actual de la Iglesia, es decir:
  1. Cristo en medio de los candeleros (1:1-3:22)
  2. La visión del cielo y los siete sellos (4:1-7:17)
  3. Las siete trompetas (8:1-11:19)
  4. El dragón perseguidor (12:1-14:20)
  5. Las siete copas (17:1-16:21)
  6. La caída de Babilonia (17:1-19:21)
  7. La gran consumación (20:1-22:21)
La tabla siguiente muestra algunas situaciones paralelas con relación al Diablo en Apocalipsis
Ap. 11-14
Ap. 20
12:5-12 En conexión con el nacimiento, la muerte, la ascensión y coronación de Cristo, Satanás es arrojado del cielo. Sus acusaciones pierden toda semblanza de justicia
20:1-3 Satanás es atado y arrojado al abismo. Su poder sobre las naciones es limitado. En vez de que las naciones conquisten a la Iglesia, la Iglesia empieza a conquistar (evangelizar) a las naciones
11:2-6, 12:44 ff. Un período largo de poder y testimonio que es alimentado fuera de la presencia de la serpiente (Satanás). La influencia del diablo está limitada.
20:2 Un período largo de poder para la Iglesia, estando Satanás atado. Él permanece atado por mil años, es decir durante toda la era del evangelio (en el cielo las almas de los redimidos están viviendo y reinando con Cristo (20:4-6)
11:7 ff., 13:7 Un período muy breve de persecución muy severa. Esta es la pequeña temporada de Satanás. La manifestación más terrible y final del poder persecutorio del anticristo
20:7 ff. Un período muy breve de persecución muy severa. Satanás conduce al ejército de Gog y Magog contra la iglesia. Esta es la batalla de Har-Magedon.
11:17, 18, 14:14 ff. La única segunda venida de Cristo en juicio
20:11 ff. La única segunda venida de Cristo en juicio

34. 3. Interpretación premilenial

Argumentos a favor de la interpretación premilenial:
  1. Es la lectura más directa del texto
  2. Demuestra el tipo de gobierno que podría ocurrir bajo Cristo y Su iglesia
  3. Muestra la maldad de la humanidad que se une al diablo cuando es soltado
  4. Todo el pasaje desde 19:11 se refiere al período desde la segunda venida hasta el juicio. Es parte de la misma secuencia y describe el juicio de la bestia y del falso profeta. Luego viene el juicio de Satanás que sigue con el juicio de la humanidad (20:11) y el nuevo cielo y la nueva tierra (21:1). Note la secuencia de "vi", que aparece siete veces en 19:11, 19:17, 19:19, 20:1, 20:4, 20:11, 21:1.
  5. Satanás no parece estar atado ahora; todavía está engañando a las naciones.
  6. El pasaje referido a Satanás está separado del que trata con el destino de la bestia y el falso profeta. Ver v. 10 que indica que el diablo fue arrojado al lago de fuego después que la bestia y el falso profeta
  7. Mientras que no hay otras referencias del NT al reino aparte de Apocalipsis, hay una cantidad de pasajes del AT que apoyan este punto de vista.
  8. Era el punto de vista que sostenían los padres de la iglesia, aunque Berkhof sostiene que había tantos amilenialistas como los que abogaban por el xiliasmo.
  9. Es requerido para cumplir varias profecías del Antiguo Testamento.
La interpretación premileniarista ve la visión del caballo blanco de Ap. 19:11 como la batalla subsiguiente de 19:19 que describe la única segunda venida en donde el anticristo (la bestia) y el falso profeta son derrotados y arrojados al lago de fuego. Sus ejércitos también son muertos. Luego Satanás es atado por mil años, durante los cuales la Iglesia reina sobre la tierra. Después de que es soltado Satanás, reúne a las naciones en contra de los santos. No hay batalla porque el fuego del cielo consume a las naciones y al Diablo. Él no tiene a la bestia y al falso profeta para ayudarlo porque ya están en el lago de fuego. El diablo es consignado al lago de fuego, hay una resurrección general y comienza el juicio. Parte del pensamiento judío es que habrá un reino sabático de Dios en la tierra por mil años al final de la historia humana, que duraría seis mil años. La idea es que mil años es un día a los ojos de Dios (Sal. 90:4, cf. 2 Pedro 3:8).

Referencias del Antiguo Testamento a favor del Premilenialismo:

(Salmo 72:1) Oh Dios, da tus juicios al rey, y tu justicia al hijo del rey. {2} Él juzgará a tu pueblo con justicia, y a tus afligidos con juicio. {3} Los montes llevarán paz al pueblo, y los collados justicia. {4} Juzgará a los afligidos del pueblo, salvará a los hijos del menesteroso, y aplastará al opresor. {5} Te temerán mientras duren el sol y la luna, de generación en generación. {6} Descenderá como la lluvia sobre la hierba cortada; como el rocío que destila sobre la tierra. {7} Florecerá en sus días justicia, y muchedumbre de paz, hasta que no haya luna. {8} Dominará de mar a mar, y desde el río hasta los confines de la tierra. {9} Ante él se postrarán los moradores del desierto, y sus enemigos lamerán el polvo. {10} Los reyes de Tarsis y de las costas traerán presentes; los reyes de Sabá y de Seba ofrecerán dones. {11} Todos los reyes se postrarán delante de él; todas las naciones le servirán. {12} Porque él librará al menesteroso que clamare, y al afligido que no tuviere quien le socorra. {13} Tendrá misericordia del pobre y del menesteroso, y salvará la vida de los pobres. {14} De engaño y violencia redimirá sus almas, y la sangre de ellos será preciosa ante sus ojos. {15} Vivirá, y se le dará del oro de Sabá, y se orará por él continuamente; todo el día se le bendecirá. {16} Será echado un puñado de grano en la tierra, en las cumbres de los montes; su fruto hará ruido como el Líbano, y los de la ciudad florecerán como la hierba de la tierra. {17} Será su nombre para siempre, se perpetuará su nombre mientras dure el sol. Benditas serán en él todas las naciones; lo llamarán bienaventurado. {18} Bendito Jehová Dios, el Dios de lsrael, el único que hace maravillas. {19} Bendito su nombre glorioso para siempre, y toda la tierra sea llena de su gloria. Amén y amén.
Ver todo Zac. 14, especialmente 14:1-9, 16:
(Zac. 14:1) He aquí, el día de Jehová viene, y en medio de ti serán repartidos tus despojos. {2} Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén; y la ciudad será tomada, y serán saqueadas las casas, y violadas las mujeres; y la mitad de la ciudad irá en cautiverio, mas el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. {3} Después saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones, como peleó en el día de la batalla. {4} Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de os Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur. {5} Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huiréis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos. {6} Y acontecerá que en ese día no habrá luz clara, ni oscura. {7} Será un día, el cual es conocido de Jehová, que no será ni día ni noche; pero sucederá que al caer la tarde habrá luz. {8} Acontecerá también en aquel día, que saldrán de Jerusalén aguas vivas, la mitad de ellas hacia el mar oriental, y la otra mitad hacia el mar occidental, en verano e invierno. {9} Y Jehová será rey sobre toda la tierra. En aquel día Jehová será uno, y uno su nombre.
(Zac. 14:16) Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos.
(Zac. 8:20) Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Aún vendrán pueblos, y habitantes de muchas ciudades; {21} y vendrán los habitantes de una ciudad a otra, y dirán: Vamos a implorar el favor de Jehová, y a buscar a Jehová de los ejércitos. Yo también iré. {22} Y vendrán muchos pueblos y fuertes naciones a buscar a Jehová de los ejércitos en Jerusalén, y a implorar el favor de Jehová. {23} Así ha dicho Jehová de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros.
(Miqueas 4:2) Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. {3} Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra. {4} Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado. {5} Aunque todos los pueblos anden cada uno en el nombre de su dios, nosotros con todo andaremos en el nombre de Jehová nuestro Dios eternamente y para siempre. {6} En aquel día, dice Jehová, juntaré la que cojea, y recogeré la descarriada, y a la que afligí; {7} y pondré a la coja como remanente, y a la descarriada como nación robusta; y Jehová reinará sobre ellos en el monte de Sion desde ahora y para siempre. {8} Y tú, oh torre del rebaño, fortaleza de la hija de Sion, hasta ti vendrá el señorío primero, el reino de la hija de Jerusalén.
(Is. 11:2) Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová. {3} Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos; {4} sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío. {5} Y será la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura. {6} Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. {7} La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. {8} Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora. {9} No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren la mar. {10} Acontecerá en aquel tiempo que la raíz de Isaí, la cual estará puesta por pendón a los pueblos, será buscada por las gentes; y su habitación será gloriosa.
(Is. 65:20) No habrá más allí niño que muera de pocos días, in viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. {21} Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. {22} No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. {23} No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos. {24} Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. {25} El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová.
(Jer. 23:5) He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantará a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. {6} En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra. {7} Por tanto, he aquí que vienen días, dice Jehová, en que no dirán más: Vive Jehová que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto, {8} sino: Vive Jehová que hizo subir y trajo la descendencia de la casa de Israel de tierra del norte, y de todas las tierras adonde yo los había echado; y habitarán en su tierra.

Comentario (Premilenial):

(Ap. 20:1) - Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano. {2} Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años; {3} y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años; y después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo. {4} Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. {5} Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. {6} Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. {7} Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,{8} y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. {9} Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego de cielo, y los consumió. {10} Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.
v. 1 - Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano - Esto introduce una nueva sección, "Vi a un ángel que descendía del cielo". Este no es el mismo ángel de la quinta trompeta (9:1) que es un ángel malo, tal vez Satanás. El ángel acá desciende del cielo; no cae. Toma a Satanás y lo ata con autoridad de Dios. Note la similitud con Judas 6 donde los ángeles caídos son atados con cadenas hasta el día del juicio.

v. 2 - Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años - Note que a Satanás se le dan los cuatro títulos por los que es conocido en este libro: el dragón (12:3 ff.), la serpiente antigua (12:9), el que es el diablo (2:10, 12:9) o Satanás (2:9, 2:13, 3:9, 12:9). Satanás es atado por un ángel del cielo con la autoridad de Dios, que es más fuerte que Satanás, de la misma forma en que Jesús ató a Satanás cuando estuvo en la tierra (Lc. 11:22). Esta es la primera de las seis referencias a los mil años en el libro, todos los cuales ocurren en los primeros siete versículos del capítulo 20. El término milenio viene del latín mille, que significa mil, y annus, que significa año. En común con el resto de la simbología de Apocalipsis, los mil años no son literalmente mil años sino un período completo de tiempo (10 x 10 x 10).

v. 3 - y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años - El ángel lo echa, sin mucha ceremonia, a Satanás al Abismo y le cierra y lo sella con el propósito de que deje de engañar a las naciones como lo ha estado haciendo antes. La bestia de la tierra, que es el falso profeta, engaña a las naciones en otra parte, Ap. 13, y es el emisario de Satanás. Pero Satanás sólo lo puede hacer una vez que han pasado los mil años. Así, con la bestia y el falso profeta en el lago de fuego, y Satanás atado, las naciones no pueden ser engañadas para que crean una mentira. Las naciones mencionadas aquí son las que quedan del capítulo 19 (ver Zac. 14:16). Ya no son engañadas para darle a la bestia la adoración que le pertenece a Dios, porque él y el falso profeta están en el lago de fuego. El Diablo es conocido como el engañador, porque él engañó a Eva (2 Cor. 11:3). Todas las otras referencias en el Nuevo Testamento se refieren a la gente como engañadores, aparte de 1 Tim. 4:1, que describe cómo en los últimos días "algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios".
La palabra griega planao es usada en 20:3, 8, 10 para el diablo que engaña a los habitantes del mundo. La misma palabra griega es usada también para Jezabel cuando engaña a los siervos de Dios en 2:20, para Satanás en 12:9, para las señales hechas por la segunda bestia que engaña a los habitantes de la tierra en 13:14, para la prostituta en 18:23, para el falso profeta en 19:20. Así, mientras Satanás es el instigador de la decepción, él usa a los hombres, en la forma de falsos profetas, y el mundo. En algunas otras ocasiones se usa la palabra planao en el Nuevo Testamento, refiriéndose a hombres, es decir falsos profetas y falsos Cristos (ej: Mt. 24:5, 11, 24).
La palabra griega para abismo, abussos, es usada también en Lc. 8:31 (los demonios de Legión le ruegan a Jesús que no los arroje al Abismo), Rom. 10:7 ("¿quién descenderá al abismo?"), Ap. 9:1, 2, 11 (quinta trompeta), 11:7 (la bestia del Abismo ataca a los dos testigos), 17:8 ("la bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición"), 20:1.

v. 4 -Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años - Pablo nos dice en 1 Cor. 6:2 que los santos juzgarán el mundo. Resucitaron y reinaron con Cristo por mil años. Se nos dice en el próximo versículo que esta es la primera resurrección (de los justos). Entendemos que esta es la resurrección del cuerpo para los santos cuando Cristo venga de nuevo, aunque Juan dice que vio almas; si van a reinar, tienen que tener también cuerpos. Las almas que vio son las almas de los mártires que vio en 6:9. La referencia a los que habían sido decapitados significa simplemente que fueron martirizados por su testimonio y por la obediencia a la palabra de Dios. En 5:10 nos dice que los santos reinarán sobre la tierra. Los doce apóstoles juzgarán a las doce tribus de Israel cuando se renueven todas las cosas, cuando Jesús se siente sobre su trono glorioso (Mt. 19:28). 2 Tim. 2:12 nos dice que si sufrimos también reinaremos con Él. La palabra mártir significa testigo. Todos somos testigos, pero no todos sufriremos la muerte del cuerpo como testigos.
No habían adorado a la bestia o a su imagen y no habían recibido la marca sobre sus frentes o sus manos. Fueron muertos entonces (cf. 13:15) pero ellos habían sido victoriosos sobre la bestia y su imagen y el número de su nombre (15:2) y volvieron a la vida en la primera resurrección que ocurre en la segunda venida. Son la contrapartida de aquellos que habían adorado a la bestia y a su imagen (14:9) y cuyos nombres no están en el libro de la vida (13:8). Este pasaje está muy probablemente inspirado en Daniel, donde los santos recibirán un reino (Dn. 7:22, ver también Dn. 7:9, en donde "fueron puestos tronos" y Dn. 7:27, "que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo". El reino del rey será uno que durará por siempre y siempre (Dn. 7:14, 17). La importancia de este pasaje es que muestra que los que mueren por su fe volverán a la vida y reinarán con Cristo.

v. 5 - Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección - La primera resurrección es para los justos, cuando Jesús venga nuevamente (Lc. 14:14, 1 Tes. 4:16). La segunda, es una resurrección general al fin de los mil años, para los justos y los malos (ver Dn. 12:1-2, Jn. 5:25-29). Ha sido notado frecuentemente que si una resurrección es literal entonces la otra deber serlo, o si no las palabras pierden todo su significado (ver Walvoord).

v. 6 - Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años - Bienaventurados y santos son los que tienen parte en la primera resurrección. Son bienaventurados porque la segunda muerte, que es el lago de fuego, no tiene ningún poder sobre ellos. Son santos porque no han adorado a la bestia. Mirando Ap. 20:14-15, entonces por definición los que están en el libro de la vida toman parte en la primera resurrección. De acuerdo con la carta a la iglesia en Esmirna, los que vencen no serán dañados por la segunda muerte (2:11). En 1:6, todos los creyentes han sido hechos reyes y sacerdotes para servir a Dios. En 5:10, los ancianos alaban al Cordero porque compró a los hombres para Dios y los ha hecho reyes y sacerdotes para servir a Dios y reinarán sobre la tierra. El énfasis de este versículo parecería ser que todos los creyentes reinarán con Cristo por mil años. Lo que es más probable es que los han sido martirizados juzgarán, y el resto reinará con Cristo.

v. 7 - Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión - Él debe ser soltado por un período corto para engañar al mundo (v. 3). Vale la pena notar que en Ez. 38, 39 y en Apocalipsis, el ataque sigue al período del reino mesiánico. En Ez. 36-37 Israel es restaurado a la tierra; luego viene la guerra de los capítulos 38 y 39. Esto es seguido por un retrato del estado eterno bajo la figura del templo reconstruido en la Nueva Jerusalén (Mounce).

v. 8 - y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar - Luego de esta liberación, él sale a engañar a las naciones como antes (v. 3) y junta a las naciones para la batalla, aunque es Dios que los junta (Ez. 38:4, 38:9). Los Cuatro Ángulos de la tierra indica la universalidad de las naciones que reúne. En las Escrituras, Gog y Magog son mencionados juntos en Ez. 38:2, donde Gog es de la tierra de Magog. Se los menciona en forma separada en Gn. 10:2, 1 Cr. 1:5, 5:4. Su ocurrencia principal es en Ez. 38 y 39. Es el tiempo final de Satanás. Para reunirlos para la batalla, ver Zac. 4:1 y Sal. 2. En las Escrituras, la expresión "el número de los cuales es como la arena del mar" significa que no puede contarse el número (Gn. 22:17, Jos. 11:4, 1 Reyes 4:29, Jer. 33:22, Heb. 11:12). Debe notarse que Ez. 38 y 39 son también usados para describir la guerra de 19:19. Compare los buitres comiendo la carne de los reyes, generales y hombres poderosos de 19:17-18, 21 con Ez. 39:17-22.

v. 9 - Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego de cielo, y los consumió - "Subieron sobre la anchura de la tierra" de nuevo indica la universalidad de los que atacan al pueblo de Dios. Ellos rodean al pueblo de Dios (Ez. 38:16). Probablemente un período de persecución intensa. Campamento se refiere al campamento en el desierto (Dt. 23:14, Num. 2:2). Descendió fuego del cielo (compare con Ez. 38:22) mediante el cual Dios ejecuta juicio con "pestilencia y con sangre" contra Gog. En 39:6 Dios dice que "enviaré fuego sobre Magog, y sobre los que moran con seguridad en las costas; y sabrán que yo soy Jehová". Para otros ejemplos de fuego del cielo, ver Gn. 19:24, Lev. 10:2, Num. 11:1, 16:35, 2 Reyes 1:10, 1 Cr. 21:26, 2 Cr. 7:1, Lc. 17:29, 2 Tes. 1:7, Ap. 13:13, 18:8. La ciudad amada es probable que sea Jerusalén (Zac. 14:16). Una vez más la ciudad es igualada con su pueblo (ver la Nueva Jerusalén). Compare el fuego de Dios del cielo con el fuego falso de la bestia de la tierra en 13:13 con el cual engaña a los habitantes de la tierra.

v. 10 - Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos - Esto completa la destrucción del trío. En 19:29, la bestia y el falso profeta fueron arrojados también al lago de fuego y azufre. De acuerdo con este versículo hay una secuencia de tiempo entre que la bestia y el falso profeta son arrojados al lago de fuego y cuándo es arrojado el diablo. Así como él acusó a los creyentes día y noche (12:10), él será atormentado día y noche por siempre. Contraste su destino con el de los serafines que adoran a Dios día y noche (4:8) y los santos que sirven a Dios día y noche (7:15).

34. 4. Interpretación amilenial:

Satanás es atado por mil años, lo que representa la era actual del evangelio, durante la cual su reino es saqueado al escuchar la gente el evangelio y responder a él. La primera resurrección es el nuevo nacimiento en que una persona es resucitada con Cristo y reina con Cristo. La segunda resurrección es la resurrección general que ocurre al final de los mil años, en la Segunda Venida de Cristo, cuando Satanás será derrotado finalmente. Este pasaje es paralelo a Ap. 19 que muestra la derrota de la bestia y del falso profeta. Este pasaje se concentra en la caída de Satanás.
El argumento a favor de una interpretación amilenial:
  1. Este es el único lugar en las Escrituras que describen un reino milenial de Cristo. El resto del Nuevo Testamento guarda silencio acerca de esto.
  2. ¿Debería tomar uno su teología de un libro simbólico?
  3. La batalla contra Gog y Magog parece ser la misma batalla de Ap. 19:21 donde las aves se sacian de las carnes de los generales y hombres poderosos. Ambos hacen referencia a Ez. 38 y 39.
  4. El NT muestra a los santos reinando ahora. Los santos están resucitados con Cristo. La primera resurrección es el nuevo nacimiento.
  5. Esta sección, 20:1-10, deber verse como paralela a otros pasajes que describen la destrucción de Babilonia la grande (cap. 17 y 18) y la destrucción de la bestia y el falso profeta (cap. 19).

Teología del Nuevo Testamento:

La interpretación amilenial toma nota de la teología del Nuevo Testamento, donde hemos sido resucitados con Cristo ahora y estamos reinando con Él ahora. Note en el pasaje de Ef. 2:1-6:
(Ef. 2:1-6) Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, {2} en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, {3} entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. {4} Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, {5} aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), {6} y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.
  1. Estuvimos una vez muertos en transgresiones y pecados (v. 1)
  2. Seguíamos los caminos del mundo y del Diablo (v. 2)
  3. Dios nos dio vida juntamente con Cristo (v. 5)
  4. Nos resucitó con Cristo y estamos sentados con Él en lugares celestiales (v. 6).
A la luz de estas escrituras del Nuevo Testamento, esto describe adecuadamente Ap. 20.
Juan 5:24 indica que hemos pasado de muerte a vida cuando creímos:
(Jn. 5:24) De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.
Rom. 5:17 muestra claramente que estamos reinando con Cristo ahora:
(Rom. 5:17) Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y el don de la justicia
Col. 1:13 a 3:4 - Esta sección describe con mayor precisión lo que dice Ap. 20. Se refiere a la victoria de Satanás en la cruz, el nuevo nacimiento, es decir la resurrección del espíritu que estaba muerto a Dios pero ahora está vivo. Las otras escrituras sobre la resurrección (1 Cor. 15:12, 1 Cor. 15:35, Fil. 3:11, 1 Tes. 4:17) se refieren a la resurrección del cuerpo en la segunda venida de Cristo. Nosotros reinamos ahora con Cristo en los lugares celestiales donde el Diablo ha sido derrotado. Colosenses describe la situación. Como para los Efesios y para todos los cristianos de ahora, fuimos resucitados con Cristo en el nuevo nacimiento cuando nos volvimos cristianos y estamos sentados con Cristo en los lugares celestiales. Nuestros cuerpos están en la tierra, pero espiritualmente moramos con Cristo en la esfera celestial. Más adelante, en la resurrección de nuestros cuerpos nos uniremos a Él en el cielo.
1. El saqueo del reino del Diablo ocurre cuando el evangelio es predicado y la gente responde.
(Col. 1:13) el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo.
2. Ya hemos sido resucitados con Él, vivificados con Él. Más adelante nuestros cuerpos serán resucitados como el de Él en Su segunda venida. Esta es la segunda resurrección.
(Col. 2:9-14) Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, {10} y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. {11} En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; {12} sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. {13} Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, {14} anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz.
(Col. 3:1-4) Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. {2} Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. {3} Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. {4} Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.
3. Él desarmó a los poderes y a las autoridades en la cruz
(Col. 2:15) y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.
4. El método para saquear el reino de Satanás es por medio del evangelio
(Col. 1:23) Si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro.
(Hch. 26:17-18) librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, {18} para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.
Otros aspectos de la teología del Nuevo Testamento:
El poder de Dios para la salvación es el Evangelio (Rom. 1:16):
(Rom. 1:16) Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquél que cree; al judío primeramente, y también al griego.
Cristo fue elevado por arriba de todo poder y dominio en su resurrección (Ef. 1:21):
(Ef. 1:19-22) y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, {20} la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, {21} sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo de este siglo, sino también en el venidero; {22} y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas de la iglesia.
Así que no combatimos al Diablo sino que estamos firmes (Ef. 6:13):
(Ef. 6:11-13) Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. {12} Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. {13} Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
Resistimos al Diablo estando firmes en la fe. El contexto es la persecución (1 Pedro 5:9):
(1 Pedro 5:8) Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; {9} al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. {10} Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.
Los creyentes en el cielo vencieron al diablo con la sangre del Cordero y la palabra de su testimonio (12:11)
(Ap. 12:11) Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

Comentario (Amilenial):

(Ap. 20:1) - Vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo, y una gran cadena en la mano - Esto introduce una nueva sección con "Vi a un ángel que descendía del cielo". Note que no hay ningún "entonces vi" para vincularlo en una secuencia temporal con el pasaje anterior. Este no es el mismo ángel de la quinta trompeta (9:1). Note la similitud con Judas 6 donde los ángeles caídos son atados con cadenas hasta el día del juicio. Sin embargo, es más probable que sea un ángel bueno que ata a Satanás.

v. 2 - Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años - En Lc. 11:21 Jesús está hablando de saquear al hombre fuerte, Satanás, y sacarles sus bienes, pero primero el hombre fuerte debe ser atado por alguien más fuerte que él, es decir Cristo. Esto es lo que está pasando en la era del evangelio: los bienes de Satanás están siendo saqueados. Cada vez que el evangelio es predicado y los hombres son convertidos, entonces los bienes del diablo son saqueados. Conocen la verdad y la verdad los hace libres. Algunos de los que una vez adoraban a la bestia se encuentran ahora en el cielo, es decir cada tribu y lengua y pueblo y nación. La predicación del evangelio coincide con la caída de Satanás del cielo (Lc. 10:17). La atadura de Satanás aquí es equivalente a otros pasajes en Apocalipsis (12:7, 12:10, compare con Lc. 10:18). Esto tuvo lugar durante el ministerio de Jesús pero fue asegurado legalmente en Su muerte (Heb. 2:14).

v. 2 - y lo ató por mil años - No mil años literalmente sino un período completo de tiempo (10 x 10 x 10). Comparando las batallas de 19:19 y 20:8, son la misma batalla. Por lo tanto, los mil años son la era del evangelio.

v. 3 - y lo arrojó al abismo, y lo encerró, y puso su sello sobre él, para que no engañase más a las naciones, hasta que fuesen cumplidos mil años - En la era del evangelio el evangelio les dará luz a los gentiles. En el Antiguo Testamento el evangelio era para los judíos. Ahora, en el Nuevo Testamento, es para toda la humanidad y por lo tanto el reino de Satanás es saqueado. La bestia de la tierra engaña a las naciones en otras partes de Apocalipsis. Pero Satanás hace esto sólo cuando los mil años han pasado. El Diablo es conocido como el engañador porque él engañó a Eva (2 Cor. 11:3). Todas las otras referencias en el Nuevo Testamento se refieren a personas engañadoras, excepto 1 Tim. 4:1.

v. 4 - Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años - Juan vio las almas de los decapitados, es decir Juan el Bautista. Esto podría indicar el comienzo del milenio, ya que Juan fue el último de la era anterior al evangelio. Es la figura más famosa de las Escrituras que ha sido decapitada. Él vio almas y no cuerpos, así que es probable que están en el cielo y no en la tierra, así como vio las almas de los mártires debajo del altar en el cielo. Vinieron a la vida y reinaron con Cristo por mil años. Se nos dice en el próximo versículo que esta es la primera resurrección (de los justos).

v. 4 - Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar - Todas las menciones en Apocalipsis, excepto dos, se refieren a tronos en el cielo.

v. 4 - los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos - Deben ser contrastados con los que adoraron a la bestia.

v. 4 - y vivieron y reinaron con Cristo mil años - El contexto indica que este reino es en el cielo. El vio las almas de los decapitados. La palabra mártir significa testigo. Todos somos testigos pero no todos sufriremos la muerte del cuerpo como testigo. Rom. 5:17 indica que reinamos en vida con Cristo ahora, en esta vida. Pero note que Ap. 5:10 indica que los santos reinarán sobre la tierra. Volvieron a la vida espiritualmente se refiere al nuevo nacimiento. Antes estaban muertos en sus transgresiones y pecado. El nuevo nacimiento es la primera resurrección del espíritu; la segunda resurrección es del cuerpo.

v. 5 - Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección - La primera resurrección es el nuevo nacimiento. La segunda, es la resurrección general de los justos y los malos (Hch. 24:14) y será una resurrección corporal.

v. 6 - Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años - Mirando a 20:14-15, entonces por definición los que están en el libro de la vida toman parte en la primera resurrección. Recuerde la promesa de Dios a la iglesia de Esmirna a los que vencen; no serán dañados en la segunda muerte (2:11).

v. 7--8 - Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión,{8} y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar - Él deber ser liberado por un tiempo corto (v. 3). Después de ser soltado, sale a engañar a las naciones, como antes (v. 3).
v. 8 - Gog & Magog - Esta parece ser la misma batalla que en 19:19. Ambos pasajes está apoyados por los mismos pasajes de Ez. 38 y 39. Es el tiempo final de Satanás. Compare Ez. 39:17-21 con Ap. 19:17-18. Ver también 9:1, 11:7, 16:14, 19:19. Magog se menciona por primera vez en Gn. 10:2, como el hijo de Jafet, un hijo de Noé, y luego en Ez. 38:2, como Gog de la tierra de Magog. Gog se menciona frecuentemente en Ez. 38 y 39 y en ningún otro lado fuera de Ap. 20.

v. 8 - a fin de reunirlos para la batalla - Ver Zac. 14. Esto está claramente relacionado con la segunda venida de Jesús.

v. 9 - Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego de cielo, y los consumió - La ciudad amada sería Jerusalén. Un período de persecución intensa. Campamento se refiere al campamento en el desierto (Ez. 38:16). 

Descendió fuego del cielo, y los consumió (Ez. 38:22, 2 Tes. 2:8, Dn. 12:1.

v. 10 - Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos - Esto completa la destrucción de este trío (19:20). La bestia y el falso profeta son arrojados también al lago de fuego y azufre. Todos sus enemigos han sido destruidos (1 Cor. 15:23-26). De acuerdo con este versículo hay una secuencia de tiempo entre que la bestia y el falso profeta son arrojados al lago de fuego y cuando el diablo es arrojado al lago de fuego. De la misma forma que él acusó a los creyentes día y noche (12:10), él será atormentado día y noche por siempre. Contraste su destino con el de los serafines que adoran a Dios día y noche (4:8).

35. Los muertos son juzgados - el gran trono blanco (20:11)

(Ap. 20:11) Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. {12} Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. {13} Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. {14} Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. {15} Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.
v. 11 - Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos - Dios es Espíritu y por lo tanto el cielo y la tierra no pueden morar en Su presencia. Note la similitud con el efecto de la presencia de Cristo en Su segunda venida, que se registra en el sexto sello (6:14), "y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar", y en el séptimo rollo (16:20), "y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados". Su trono es blanco, lo que indica la santidad de la persona que está sentada sobre él. Daniel vio el trono, "y se sentó un Anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia; su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente" (Dn. 7:9). La blancura de sus ropas indican pureza y la blancura de su pelo indican edad y sabiduría.

v. 12 - Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras - En la visión de Daniel del Anciano de Días es una escena de una corte y los libros también son abiertos (Dn. 7:10). Los libros registran lo que ha hecho cada hombre. El libro de la vida registra si un hombre tiene una fe salvadora en Jesús. Los libros contienen el registro de las acciones de cada hombre. Y fueron juzgados de acuerdo con lo que habían hecho (Mt. 16:27, Hch. 17:31, Rom. 2:6, 1 Cor. 4:5, 2 Tim. 4:1, 1 Pedro 4:5, Judas 1:14-15).

v. 13 - Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras - El Hades es la morada de los muertos (Is. 24:22). La mención del mar entregando a sus muertos es para enfatizar que todos serán juzgados. No hay escapatoria. De nuevo el versículo anterior a éste indica que cada persona será juzgada por lo que ha hecho.

v. 14 - Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda - El Hades contiene a las personas que han muerto. El Hades entrega sus muertos y luego es arrojado al fuego porque su obra está completa; ya no es necesario. La muerte física ya no ocurre así que la muerte es arrojada al fuego para convertirse en la segunda muerte. La muerte y el Hades forman una dupla como en 6:8, porque después de la muerte el Hades se convierte en la morada de los muertos. Ninguno de los son necesarios, así que van al lago de fuego. El lago de fuego es donde la bestia, el falso profeta y el demonio ya están siendo atormentados. El último enemigo a ser destruido es la muerte (1 Cor. 15:26).

v. 15 - Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego - El lago de fuego fue preparado para el diablo y sus ángeles (Mt. 25:41). Los que lo apoyan a Satanás se unirán a él finalmente (13:8, 20:10). La única forma de evitar ir al lago de fuego es estar en el libro de la vida (Sal. 69:28, Fil. 4:3, Ap. 3:5, 13:8, 17:8, 20:12, 21:27), es decir ser un vencedor en esta vida y sobre la bestia y su imagen (3:5, ver también 21:7-8). Aquellos cuyos nombres están en el libro de la vida serán libertados (Dn. 12:1) y vivirán en la Nueva Jerusalén (21:27). Los pecadores en Is. 33:14 preguntan, "¿Quién de nosotros morará con el fuego consumidor? ¿Quién de nosotros habitará con las llamas eternas?"
Este versículo deber ser visto en el contexto de toda la enseñanza del Nuevo Testamento. Muestra el final de los que persisten en su rebelión contra Dios. Sin embargo, el Nuevo Testamento es claro en que Jesús vino al mundo a salvar a la humanidad (Jn. 3:16-21, Ap. 1:5-6). 

Fuentes: Apocalipsis.Org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.