Add page level

miércoles, 1 de agosto de 2012

Corazón de siervo



"Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Filipenses 2:5-8


Quiero ser una sierva fiel y tener un corazón de siervo. Sin embargo, muy a menudo, la carne gana, hago todo según mis propias esfuerzas y el corazón del siervo queda dominado por el orgullo.

Recientemente estuve en una situación en la que tenía que elegir tener ese corazón de siervo. Una mujer que es una clienta frecuente, entró en la farmacia donde trabajo como farmacéutica. No es una persona muy amable y tiene una actitud de superioridad.

De pronto me di cuenta de que el Espíritu Santo iba a hacer algo en mi corazón. La mujer se acercó a la ventanilla y empezó a dar órdenes: "Mande el fax a la oficina del médico y dígales que vuelvan a surtir el medicamento. Empieza a trabajar en esto y yo regresaré después de mi consulta con el médico". Ni siquiera me dijo "por favor", ni "gracias". Sólo dio órdenes.

Inmediatamente yo me ericé y pensé: "¡No venga aquí a ordenarme, no soy su sirvienta!".

En seguida, el Espíritu Santo me impactó con una ola de convicción que casi me bota de espalda. Él me recordó Filipenses 2, que nos instruye cómo mantener el corazón de un siervo. Pablo dice que debemos demostrar el mismo amor por los demás que Dios nos demostró. Él nos exige hacer "todo sin egoísmo o vanidad; más bien, que con humildad consideremos a los demás como superiores a nosotros mismos...tomando la naturaleza de siervo.

-"Pero Jesús", pensé, -"ella no merece ser considerada como mejor que yo. Ella trata a otros tan mal". En ese momento recordé que yo no merecía lo que Jesús hizo por mi, cuando Él se humilló a sí mismo y vino a la Tierra para morir por mi en la cruz.

Oración

Señor, quiero ser una persona con el corazón de siervo como Jesús. Gracias por estar dispuesto a ayudarnos a servir a otros. Perdóname cuando me dejo vencer y no muestro un corazón de siervo. En el nombre de Jesús. Amén.

Escrito por Leah Adams. Escritora Invitada

Fuentes: CBN Latino

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.