Add page level

sábado, 11 de agosto de 2012

Los cristianos piden ayuda ante la perspectiva de que el islam radical tome el poder en Siria



Los cristianos sirios están en el corazón del conflicto que asola el país desde hace 18 meses. Hace unos días dos barrios cristianos de Damasco estuvieron bajo el fuego cruzado de los oponentes y los partidarios del régimen de Bachar al-Assad. Los cristianos piden ayuda y un número creciente de ellos buscan refugio en el Líbano para sobrevivir.

“Los sacerdotes, las religiosas, los fieles y sobre todo los refugiados tienen miedo, el pánico es general”, así terminaba la carta de Monseñor Samir Nassam, arzobispo maronita de Damasco, dirigida a la Obra de Oriente, una asociación francesa de ayuda a los cristianos perseguidos. Siria no está únicamente poblada de musulmanes, ahí viven (o sobreviven) muchos cristianos. Estos serían 1.900.000, repartidos sobre todo el territorio sirio.

Estos cristianos forman parte de una de las más viejas comunidades de Oriente Medio, y representan algo más del 9% de la población siria. Entre ellos hay protestantes, fieles de la Iglesia de Roma y ortodoxos, en total 11 iglesias distintas. Mimados por el régimen sirio desde el mandato del padre de Bachar al-Assad, los cristianos se encuentran hoy en una posición difícil. Para consolidar su poder frente a la población sunita, Hafez al-Assad atrajo hacia su liderazgo a numerosas minorías. Es así que desde entonces, muchos cristianos pudieron acceder a altos cargos oficiales. (Uno de los tres miltares de alto rango muertos en el atentado de hace unas semanas era un cristiano: Dahoud Rahija. Los otros dos eran un sunita de etnia turca, Hassan Turkmani, y el tercero un alauita, Assef Shawkat).

Desde los primeros meses de la revuelta, las comunidades cristianas han sentido que las cosas empezaban a ponerse mal para ellas y se han puesto del lado del régimen presidencial. El miedo de ver el islam radical tomar el poder ha llevado a los cristianos a buscar la defensa de sus intereses en la persona de Bachar al-Assad. Hace pocos meses se alegraban de ver como Rusia ponía su veto en el Consejo de Seguridad de la Onu, lo que impedía una acción de la ONU contra el régimen sirio, pero ahora los cristianos dudan de la perennidad del régimen de al-Assad, y se preocupan por el futuro.

Al estar considerados muy cercanos al régimen y por lo tanto a la represión, los cristianos temen padecer las consecuencias de la llegada de los sunitas al poder. La libertad de culto de los cristianos estaba asegurada hasta hace unos meses, hasta el desencadenamiento de los ataques de los islamistas, pero ahora los cristianos de Siria temen al espectro de la persecusión.

Siria se encuentra actualmente en el lugar 36 en el índice de persecución de los cristianos en el mundo publicado por la ONG Portes Ouvertes. Con un índice de persecusión de 39, los cristianos de Siria han beneficiado hasta ahora de una situación relativamente apacible. Según esta ONG, “hasta ahora la minoría cristiana ha sido protegida por el régimen de al-Assad. Como los cristianos no perturban la armonía común y no amenazan al gobierno, son tolerados y disponen de libertad de culto, aunque están vigilados por la policía secreta.

Pero esta tranquilidad que han tenido los cristianos durante tiempo ha empezado a peligrar desde el inicio de la revuelta. Desde marzo del 2011, combatientes sunitas llegados desde el extranjero han entrado en el país. Han atacado y asesinados a cristianos y otros han sido secuestrado. Los hechos de violencia contra los cristianos se multiplican a diario. Esta amenazas y crímenes son interpretadas como el inicio de mayores violencias en el futuro.

Fuentes: Alerta Digital

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.