Add page level

sábado, 8 de septiembre de 2012

Esperar en Dios


Esperar en ti,
Difícil se que es,
Mi mente dice no, no es posible,
Pero mi corazón,
Confiado esta en ti,
Tú siempre has sido fiel,
Me has sostenido.

Y esperare, pacientemente
aunque la duda me atormente
yo no confió con la mente
lo hago con el corazón.
Y esperare en la tormenta
aunque tardare tu respuesta
yo confiaré en tu providencia
Tú siempre tienes el control.

Canción de Jesús Adrian Romero.


Hoy me siento feliz, confiada y esperanzada en el Dios de mi Salvación y mientras espero una respuesta positiva para mi vida, de mi boca brota esta canción que en primer lugar me ministra a mi y quiero que te ministre a ti; de verdad es una canción hermosa que nos enseña como esperar en Dios.

Esta mañana, cuando salía a trabajar, le pedí a Dios que me enseñara como esperar en El, sin estar ansiosa, sin ser demasiado optimista, por si la respuesta no es la que espero, no me desgarre mi corazón, no me desilusione y en términos generales no me decepcione; pero la pregunta es: como esperar algo por fe, (la fe es tener la certeza de lo que se espera) pero al mismo tiempo ser realista y saber que las posibilidades siempre son, definitivamente, Si o No, después o tal vez esperar, porque todavía no es el tiempo y sobre todo sin dudar y sin ser pesimista, porque el que duda no agrada a Dios y ante todo hay que evitar caer en la trampa del pesimismo, pues éste es una mala influencia para el alma y para el espíritu, es como un virus que va invadiendo nuestro ser, contaminando y matando nuestra esperanza, nuestro optimismo, nuestro gozo y la felicidad y la paz que tenemos en Cristo-Jesús.

Este es el punto: la mente siempre está allí macerando las ideas, las probabilidades, generando pensamientos que producen sentimientos de ansiedad, de stress y de impaciencia, pero la clave es no confiar con la mente, sino con el corazón, es allí donde está nuestra fortaleza, nuestra fe, nuestra esperanza, nuestra fidelidad, nuestros afectos y nuestro amor.

Dale tu corazón a Dios y siempre fíate de El y espera en El, pues como dice la canción: “aunque tardare tu respuesta, yo confiare en tu providencia, tú siempre tienes el control” y guarda tu corazón, porque es de él que mana la vida. (Prov. 4:23) y es en nuestro corazón y nuestra mente que Dios graba su palabra, como lo prometió en Jeremías 31:33 y en Ezequiel 11:19 y 18:31 y canta, canta, y sigue cantando, pues la alabanza es ofrenda de olor fragante a Dios y mientras tu cantas, el poder de la palabra, te ministra y hace lo que Dios desea que haga en tu vida.

Espera en él en todo tiempo, oh pueblos. Derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio. Salmo 60:8

Escrito para www.devocionaldiario.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.