Add page level

viernes, 21 de septiembre de 2012

Plantas Carnívoras.



El ave… se apresura a la red, y no sabe que es contra su vida. – Proverbios 14:12; 7:23.
 Todos hemos oído hablar de las plantas carnívoras, las cuales por su olor o la vivacidad de su color atraen a los insectos, los encierran en su corola y los digieren. Esto nos hace pensar en todas las seducciones a las cuales el hombre moderno está sometido.


 Desde la radio hasta el Internet, pasando por la prensa, la televisión y las vallas publicitarias que llenan las calles de nuestras ciudades, se nos promete éxito, riquezas, libertad, victoria… con tal de que actuemos a nuestro antojo. ¡Todo parece tan bello y atractivo!

A imagen de una planta carnívora, Satanás, el príncipe actual de este mundo, atrae a sus víctimas y les ofrece mil y una cosas, unas más atractivas que otras. Él es el mentiroso, el engañador y el seductor. A través de las maniobras de todos los vendedores de ilusiones, el objetivo de Satanás es conducir al mundo entero a la perdición, llevando a sus víctimas a comer los frutos envenenados que crecen tras las bellas flores que hizo que admirásemos. Sabe muy bien que “cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte” (Santiago 1:14-15).

Huyamos de las trampas de Satanás y pongamos nuestra confianza en Dios, quien siempre nos dice la verdad; él iluminará la salida del camino que emprendemos. Busquemos su pensamiento leyendo la Biblia en oración.

Fuentes: Amen, Amen

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.