Add page level

sábado, 8 de septiembre de 2012

Tu corazón



Me encantó la oración de Malcolm el otro día en la iglesia. Con solo siete años de edad, se puso de pie delante de otros 100 niños y oró, diciendo: «Jesús, gracias porque algunos de nosotros podemos jugar al fútbol e ir a la iglesia, por habernos cuidado para llegar aquí, por el perdón de nuestros pecados y por la vida eterna. Te amamos, Jesús. ¡Por favor, nunca olvides cuánto te amamos!».

 Se me llenaron los ojos de lágrimas mientras él le expresaba al Señor el sentir de su corazón. Al ser adultos, tendemos a tratar de pulir un poco nuestras oraciones, pensando que sonará mejor a los oídos de Dios o de las demás personas que tal vez nos oigan. Pero me parece que el Padre celestial se deleita al escuchar simplemente lo que está en el corazón de sus hijos.

El corazón de Nehemías estaba muy preocupado por el bienestar de Jerusalén, su tierra natal, cuando oyó que el pueblo se sentía profundamente angustiado y que el muro que rodeaba la ciudad había sido destruido (Nehemías 1:3). Deseoso de hacer algo, habló con Dios al respecto. Lo alabó por su Persona (v. 5), pidió perdón por el pecado (v. 6), le recordó su promesa (v. 9) y le pidió que el rey tuviera misericordia (v. 11). Dios cuidó a Nehemías y a su pueblo durante todo el proceso de reconstrucción.

¿Qué tienes en mente? ¿Gratitud o preocupaciones? Sea lo que sea, tu Dios amoroso desea oír lo que hay en tu corazón.

La oración en su máxima expresión procede de las profundidades de un corazón humilde.

Fuentes: Nuestro Pan Diario

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.