Add page level

jueves, 27 de septiembre de 2012

Vidas Superficiales



“Adviértanse unos a otros todos los días mientras dure ese «hoy», para que ninguno sea engañado por el pecado y se endurezca contra Dios.” Hebreos 3.13

El vivir en otro país nos ha alejado físicamente a mi y a mi esposa de las vidas de toda nuestra familia y la mayoría de nuestros amigos. Junto a esta distancia geográfica viene la difícil tarea de tratar de mantenernos involucrados en sus vidas.

Nuestro contacto es limitado y el tiempo que logramos hablar lo invertimos mas que todo en conversaciones sobre lo que hemos estado haciendo y lo que haremos en los días por venir. Lo triste es que para mucha gente eso es lo único de lo que hablan con su familia y amigos, aun cuando viven en la misma ciudad y a veces hasta en la misma casa, habiendo temas mucho mas importantes y cruciales de los que podrían hablar.

Tenemos una ventana de oportunidad muy limitada en la cual ambos podemos estar involucrados directamente en la vida del otro. Sin duda alguna, hay tiempo para conversaciones simples y para ponernos al día, pero también hay una gran necesidad de conversaciones de un nivel mas profundo; conversaciones que tienen el propósito de animarse, ayudarse y advertirse los unos a los otros. Cuando perdemos estas interacciones valiosas no tomamos ventaja del valioso recurso que tenemos en aquellos cercanos a nosotros.

El versículo mencionado es muy claro en que tenemos la tendencia natural de ser engañados por el pecado y terminar dando nuestra espalda a Dios. En vista de que esta es una posibilidad muy probable, el escritor de Hebreos nos anima plenamente a que diariamente, al correr el día y cada día, interactuemos los unos con los otros de tal manera que nos mantenga cerca de Dios y con sano juicio.

Con cuanta gente tienes conversaciones significativas durante el curso de un día? Me refiero a conversaciones reales sobre lo que esta sucediendo en tu vida? A cuanta gente ayudas intencionalmente al animarles o advertirles? A cuanta de esa gente le permites que hagan lo mismo contigo, manteniéndote cerca de Dios? La realidad es que si no mantenemos estas relaciones e interacciones diarias, entonces será probable que seamos engañados por el pecado dando como resultado el que le demos la espalda de Dios.

Hoy, sé intencional sobre con quien hablas y sobre lo que hablas. Si te estas aislando de los demás y manteniendo conversaciones superficiales, entonces estas en peligro y también estas poniendo a los demás en peligro. El vivir vidas superficiales te deja vulnerable  a lo que hay adentro.

Robert & Rebecca Vander Meer
LaArboleda.net
Ezekielsgrove.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.