Add page level

martes, 9 de octubre de 2012

Viajando hacia la intimidad marital



Rendir cuentas a otra persona sobre tu infidelidad visual y emocional puede ser útil – pero no tan útil como nos gustaría creer. Después de un tiempo, un esposo me dijo, “Es muy fácil mentir a la persona que te está interrogando. Es tan autónomo— ¿Cómo van a saber ellos realmente?

 Poner las computadoras afuera es útil para romper el poder de la privacidad. Pero ¿qué pasa cuando no hay nadie cerca que te vea en ese sitio web o viendo esa telenovela? Hay un enfoque más duradero: abordar las razones de por qué un esposo o esposa acude a alguien más que su pareja cuando desea intimidad emocional y sexual, luego crear un nivel realista de intimidad dentro de tu matrimonio existente.

Como se mencionó en artículos anteriores, la infidelidad virtual incrementa cuando estamos solos, bajo presión, enojados o rechazados. Estas son experiencias previas, portales hacia la infidelidad pero también hacia la intimidad ya que el conflicto puede ser a veces intimidad disfrazada.

Dos caminos hacia la intimidad

Aunque finjan, los esposos y las esposas tienden a tomar dos únicos caminos hacia la intimidad. Es importante entender hacia donde nos dirigen y que en ocasiones tenemos que forzarnos a ir hacia ellos, con el fin de crear un camino más fuerte y co-mezclado hacia la intimidad.

Hablando en general, la mayoría de las mujeres prefieren hablar y pensar junto a su pareja, tanto como los hombres prefieren tocar y demostrar por medio de otras formas de compartir físicamente. Yo desconocí estas diferencias durante los primeros 15 años de mi matrimonio y esta ignorancia me llevó a una tristeza innecesaria. Cuando mi esposa deseaba sentarse y hablar y pensar conmigo sobre asuntos cotidianos, yo no entendía que tan importante eran estas actividades para ella. Las traté como objetos de una lista de Cosas por Hacer—tachándolos y terminando con ellos. Yo no entendía eso como jugueteo previo, ella disfrutaba hablando y pensando con libertad y creatividad. Desde entonces he aprendido a obligarme a mí mismo a ir más despacio y ser un mejor oyente, sabiendo que ella encuentra placer en estas experiencias y su disfrute es importante para mí. Ahora yo también encuentro placer en estas actividades, pero ellas todavía no son mis caminos primordiales hacia la intimidad. Todavía sigo siendo, después de todo, hombre.

Asimismo, inicialmente algunas esposas tendrán que obligarse a sí mismas a moverse en la dirección del camino hacia la intimidad de su esposo. Esto no quiere decir que las esposas no disfrutan tocando y manifestando otras formas de unión física; es sólo que para algunas no es su forma de expresión primordial. Así que para algunas esposas esto puede significar que van a más caminatas juntos o tomar una actividad que requiera tocarse, como bailar. Esto podría significar que tengan sexo más creativo y más frecuente que antes.

Cristianos más pasivos

No hay discusión sobre la interconexión entre fidelidad sexual y emocional, y el cristianismo contemporáneo está completo sin  abordar la pasividad generalizada. Estudios muestran que la gente que asiste a la iglesia tiene una personalidad más pasiva que la población en general (un estudio tiene la discrepancia de 60% a 85%). La pasividad en algunas oportunidades es una manifestación de cobardía, lo cual es una debilidad que se debe mejorar.

Las personas pasivas son más propensas a la adicción. Y esto es particularmente dañino cuando se refiere a infidelidad virtual, un escondite ideal para la este tipo de personalidad. Aquí los individuos pasivos tienen sus necesidades aplacadas pero nunca las conocieron verdaderamente; conocen la excitación sexual y emocional, pero no tan cercana la ternura, el afecto y el reposo conmovedor. Aquí el pasivo no tiene que someterse al deber desafiante de mantenerse firme y decir claramente lo que desea como lo hacen los demás. Las personalidades pasivas prefieren que sus cónyuges adivinen lo que ellos realmente quieren, lo cual es injusto, confuso y suelo fértil para el rencor inevitable. La mayoría de cónyuges pasivos se comportan de esta manera porque están aterrados. Existe un gran acrónimo para el miedo que es útil para entender este lado de la infidelidad virtual: La Evidencia Falsa Parece Real. Aunque podamos sentirnos muy incómodos al principio, el hecho es que buena parte de las ocasiones nuestros temores son infundados. Muchos cónyuges están dispuestos por lo menos a tratar de ayudar para que las necesidades de la persona que aman estén cubiertas en su matrimonio.

Honestidad: Explicaciones Francas

Entonces para algunos esposos es trascendental dar explicaciones honestas y francas de que tan importantes son para ellos las relaciones sexuales. Las esposas no nacieron con este conocimiento y nuestra cultura raramente lo revela, así que necesitan que los esposos les digan que tan difícil es para ellos mantener su vida interior satisfecha sin la ayuda de ellas. De igual manera para las esposas una explicación honesta y franca de conexión emocional podría ser importante y probablemente lo ha sido desde hace un tiempo. Ambos géneros necesitan ayuda para entender las necesidades internas del otro, las cuales son similares y únicas, y ellos necesitan expresar estas verdades sin enojo, sarcasmo o desprecio (retorcer los ojos es la expresión más común de desprecio). Durante estos tiempos, poner tus pensamientos por escrito de antemano ayuda a mantenerlos en orden en nuestras mentes. Es el cónyuge insensato quien no presta atención ni honra a una revelación tan tierna y poderosa del alma.

Ser sexual y emocional es normal, saludable y correcto en el matrimonio. No existe ninguna buena razón para disculparse por ninguno de estos deseos ya que ambos vienen de Dios. Tener estas necesidades satisfechas en una manera realista, está entre las razones más importantes por las cuales nos casamos en primer lugar. Estos hechos nos ayudan a tener el valor que necesitamos para hablar sobre ellas sin lloriquear ni gritar.

Y finalmente, una palabra de advertencia para todos aquellos quienes vivimos en nuestra edad hiper-sexualizada: experiencias altamente emocionales y eróticas no fueron hechas para ser consumidas con gran regularidad. Como todas las cosas profundas y sagradas, no están diseñadas para estar a la mano 24/7. Estas son poderosas, al parecer muy poderosas, para ser absorbidas regularmente por el alma humana, muy parecido a la radiación, la cual también posee una capacidad misteriosa de sanar y maldecir. Estos hechos ayudan a poner nuestros buenos deseos en perspectiva durante la edad en la que se es más susceptible a la infidelidad virtual.

Derechos de autor © 2009, Paul Coughlin. Usado con permiso.

Fuentes: Enfoque a la Familia

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.