Add page level

sábado, 10 de noviembre de 2012

Caminar tomados de la mano del Señor



Pero los rebeldes y pecadores a una serán quebrantados, y los que dejan a Jehová serán consumidos.(Vers. Reina y Valera)

Pero haré pedazos a los rebeldes y pecadores, y los que me abandonen morirán.(Vers. Dios Habla Hoy) ISAIAS 1:28

Ya sea al leer las Sagradas Escrituras o al analizar la vida de ciertas personas, nunca vemos que los que se rebelan, y apartan de Dios, lleguen a un buen final en la vida. La Biblia es clara y contundente con esto: El que sigue al Señor con fidelidad todos los días de su vida, llega a buen destino.

 Muchas veces los malos testimonios de ciertos “cristianos”, las luchas y pruebas de la vida, los fracasos que enfrentamos durante nuestro caminar, nos hacen pensar que de nada vale seguir en el camino del Señor. ¡Hasta envidiamos algunas veces la vida de aquellos que no siguen a Cristo! Pareciera que a éllos todo les va bien, pues nunca son probados por nada ni atacados por el diablo. ¡Cuidado con esta errónea manera de pensar!

A simple vista puede parecerlo, pero en este día el Espíritu Santo quiere recordarte que aunque a tí te parezca que los rebeldes y pecadores, fueran felices y les saliera todo bien, la Palabra de Dios dice todo lo contrario pues no hay cosa mejor en la vida que caminar tomados de la mano del Señor.

En este último tiempo por tu cabeza ha estado pasando la idea de apartarse del Camino del Señor. Por favor, no tomes decisiones que luego puedan costarte muy caro.

Lee atentamente el pasaje de este día, y deja que la luz de Dios te muestre la realidad de que los que son fieles a Dios llegan siempre a buen puerto, aunque tengan luchas y trabas en el camino.

¡Vale la pena ser fiel a Dios!

Oración: Tu fidelidad es tan grande Señor, que me hace ver mi infidelidad para contigo. Perdóname por pensar en abandonarte ¿Adonde iría sin tí?, sería como una persona muerta en vida sin rumbo y sin sentido. Guarda mis caminos, Señor Jesús, para que nunca me aparte de Tí. En Tu nombre, amén.

Por: Ritchie Pugliese
Fuentes: El Versículo del Día

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.