Add page level

miércoles, 28 de noviembre de 2012

¿El Amor a Mí Mismo o el Amor a Dios?



(Jesús dijo:) Yo he venido para que (las ovejas) tengan vida, y para que la tengan en abundancia. – Juan 10:10.

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí. – Gálatas 2:20.

El amor a mí mismo, la estima de mí mismo y la realización de mí mismo son valores fuertes para muchos psicólogos y educadores. Pero estos valores siempre me hacen pensar en mí, y tristemente corro el riesgo de estar constantemente ocupado de mi propia persona. La Palabra de Dios me propone otro camino, uno que me libera de mí mismo.

 El no pensar mucho en mí no significa odiarme, sino conocer el amor de Dios por mí y por mi prójimo.

La alternativa a la autoestima no es la denigración de mí mismo, sino más bien la comprensión de que por más débil y opuesto a Dios que yo sea, tengo gran valor para él.

La opción que Dios me presenta es una vida llena de sentido. Puedo vivirla plenamente en respuesta a la invitación de Dios, quien me pide que busque activamente su voluntad de amor.

La increíble verdad de que el Creador del universo haya escogido amar a los seres humanos debería producir en mí primero el amor y la estima por Dios antes que la estima por mí mismo, y luego el amor y la estima por los demás.

El poderoso llamado del Evangelio para vivir en relación con el Padre revelado por Jesús supera mucho los sueños tan mezquinos de la «realización de sí mismo». El cristiano que conoce tal camino de paz y felicidad no se exalta ni se rebaja.

(Amen,Amen)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.