Add page level

sábado, 17 de noviembre de 2012

La prisa, el nudo gordiano de la FE



“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora” (Eclesiastés 3:1)

Una persona que aprecio mucho, me hizo llegar, hace unos días, el siguiente pensamiento por vía Internet: “Si te parece que todo va muy despacio, probablemente sea porque vas muy de prisa”. La frase no venía con un nombre rimbombante debajo, no era de ninguna celebridad de la ciencia, la política, o de un archiconocido predicador. Era solo un adagio, de esos  que oralmente se propagan, y que su fuerza reside en la verdad que encierra. Su mensaje me ha calado tan adentro, que no he podido evitar un necesario autoexamen. He recorrido en mi mente episodios de mi vida y he traído a cuentas, reminiscencias casi olvidadas. Quizás quieras hacer lo mismo.

 “Una de las grandes desventajas de la prisa – escribió Gilbert Keith Chesterton- es que lleva demasiado tiempo”. John Wesley, el fundador del metodismo, tenía un pensar parecido, él decía: “No tengo tiempo para andar apurado”. Y es que “la prisa se tropieza con sus propios pies” (anónimo) y lo que se quiso lograr con rauda maña, se pierde por el ímpetu humano descontrolado.

Vivimos en la era de los emails, los trenes súper veloces, los aviones supersónicos, la comunicación vía satélite, y donde todo el mundo va a una marcha trepidante, a veces sin caer en cuenta del porqué  de tanta agitación. La mentalidad de “aquí y ahora” va permeando todos los estratos sociales y las mentalidades se van conformando a un estilo de vida que sofoca la paz y el sosiego del hombre. La enfermedad de la prisa, el estrés, cobra cientos de vidas todos los años y algunos llegan a tener obsesión y dependencia del estrés como una droga que les ayuda a realizar el trabajo diario.

Equipos de investigación de distintos centros médicos del mundo, han llegado a la conclusión de que el estrés produce un serio envejecimiento celular que ha sido llamado, estrés oxidativo, y que puede quitarnos de 9 a 15 años de vida. Lo que significa que las prisas en lugar de redimir el tiempo, en realidad lo acortan considerablemente. Además, el estrés de las prisas puede llegar a desembocar en enfermedades mentales como la neurosis, la ansiedad, las fobias y las depresiones. Estudios muestran que el 43 por ciento de las personas adultas sufren efectos adversos en su salud ocasionados por el estrés. Las cifras son tan escandalosas que del 75 al 90 por ciento de las visitas a un facultativo de la salud, se deben a enfermedades relacionadas con el estrés. Incluso, el estrés está relacionado con las principales causas de muerte del mundo: enfermedades cardiacas, el cáncer, las enfermedades del aparato respiratorio, accidentes, cirrosis hepática y suicidio.

De Dios es el tiempo y de los hombres las prisas. La solicitud, la diligencia, el compromiso y la disciplina son mejores sustitutos para el apuro postmoderno que amenaza la integridad física y espiritual de las personas. La iglesia ha de ser ícono de ello y vivir en este mundo “sobria, justa y piadosamente” (Tito 2:12). No troquemos el camino, no falseemos los principios bíblicos, no nos afanemos como si todo dependiera de nosotros.

El remedio para el estrés es la confianza en Dios, y la consecuencia de la confianza es la paz. El apóstol Pablo escribió: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:6,7). Al final todo se trata de una elección, de un derrotero a seguir.

Lo interesante de esta encrucijada es que los caminos están bien señalados. Con letras grandes y caligrafía impecable, los rótulos de la vía al estrés y de la senda que conduce a la paz, están visibles a todos. Cada transeúnte elegirá su destino y cada elección tendrá, por supuesto, sus consecuencias. Eso sí, no se puede andar por los dos caminos a la vez, están diametralmente opuestos. Por el bien de tu familia, de la obra de Dios y por el tuyo propio, acepta confiar. No sigas el modelo ilusorio de este mundo.  No corras como quien quiere batir un record. No se trata de llegar primero, sino de correr dentro de las reglas de Dios. En Su reino no se mide la velocidad, sino la integridad y la obediencia. “Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo” (2 Timoteo 2:7)

Autor: Osmany Cruz Ferrer

Escrito para www.devocionaldiario.com  

1 comentario:

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.