Add page level

viernes, 14 de diciembre de 2012

EJERCICIO PARA LA PIEDAD




Lectura: 1 Timoteo 4:6-11  |… el ejercicio físico trae algún provecho, la piedad es útil para todo… —1 Timoteo 4:8 nvi

El Año Nuevo suele ser un momento cuando decidimos cuidarnos mejor: hacer ejercicio, comer correctamente y, tal vez, bajar algunos de los kilos que incorporamos durante las fiestas. Pablo dice: «… el ejercicio físico trae algún provecho…» (1 Timoteo 4:8 nvi); por eso, me esfuerzo para alcanzar la mejor condición física posible. Trato de comer más o menos lo correcto, aunque me encanta el pollo frito. Levanto pesas y camino, pero sé que mi cuerpo no va a seguir mucho tiempo en este mundo. Su fuerza está disminuyendo.

 Es mejor concentrarse en la piedad porque tiene promesa para esta vida y para la venidera (v. 8). En contraposición al antiguo adagio, hay algo que, después de todo, sí podemos llevar con nosotros.

La piedad puede parecer aburrida, atemorizante e inalcanzable, pero su esencia es, simplemente, el amor generoso: ocuparse más de los demás que de uno mismo. Esta clase de amor es difícil que aparezca, pero surge al estar en la presencia del amor personificado. Crecemos en amor y nos volvemos más amorosos cuando nos sentamos a los pies de Jesús, lo escuchamos y charlamos con Él. De este modo, nos asemejamos cada vez más a Aquel que es amor (1 Juan 4:8).

A mí me parece que la vida es un viaje hacia el amor y que no hay nada más hermoso que una persona piadosa. Sin duda, el ejercicio físico es bueno, pero hay algo muchísimo mejor: amar.

—DHR

El amor es la piedad en acción.

(El Versículo del Día)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.