Add page level

martes, 25 de diciembre de 2012

El regalo más grande de todos



Leer | JUAN 3.15-21  |  Hasta los niños entienden que a menos que un regalo sea abierto y examinado, su valor seguirá siendo desconocido. Sin embargo, muchas personas se niegan a “desenvolver” el regalo de la salvación que Dios da por medio de Jesucristo. Reciben su perdón, pero no son capaces de descubrir los tesoros maravillosos que están a su alcance como hijos de Dios.

 Cuando Dios Hijo vino a morar en la Tierra, se hizo hombre. Este misterio se conoce como la encarnación. Jesús, que era plenamente Dios, vivió una vida sin pecado. Pero también era plenamente humano. Sin Cristo, estaríamos separados eternamente de Dios Padre. El pecado que heredamos todos por medio de Adán no permite la comunión con el Dios perfecto. Por eso, el Salvador tomó sobre sí nuestros pecados y sufrió la pena de muerte en lugar nuestro. Y después resucitó de entre los muertos.

Al hacer esto, Jesús nos redimió y abrió la puerta para nuestra comunión eterna con el Padre celestial. Cualquiera que lo desee, puede aceptar la misericordia en vez de castigo. Es una dádiva de Dios, que incluye un hogar eterno en el cielo. Viviremos para siempre con los cristianos de todas las generaciones y nos reuniremos con nuestros seres queridos que ya han muerto en el Señor. Un pequeño bebé en un pesebre fue verdaderamente el regalo más grande de todos los tiempos.

¿Tiene usted una relación personal con el Todopoderoso? Jesús vino para redimirle. Si no ha aceptado la salvación que Él da, aproveche esta oportunidad: reconozca su necesidad de perdón, y pídale a Cristo que sea su Salvador. El regalo está envuelto y listo, esperando que usted lo abra y lo disfrute.

(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.