Add page level

viernes, 28 de diciembre de 2012

En la escuela de la fe



Leer | MATEO 16.6-12  |  El Señor Jesús pasó mucho tiempo desarrollando la fe de sus discípulos, porque sabía que eso sería esencial para las tareas que tendrían por delante. Durante más de tres años asistieron a una escuela de fe, con Jesús como su instructor y con las Sagradas Escrituras como el libro de texto. A veces, Cristo utilizó la instrucción verbal, pero enseñó muchas lecciones por medio de demostraciones. Sanó a enfermos, echó fuera demonios, alimentó a miles y calmó el mar. La enseñanza a los discípulos incluyó pruebas que revelaban si creían realmente que Jesús era el Mesías.

 A veces, la comprensión de los discípulos era lenta, pero Cristo nunca se dio por vencido. Los amonestó cuando demostraron falta de confianza (Mr 4.40), y elogió sus señales de progreso (Mt 16.15-17). Su objetivo era establecer firmemente su fe, para que pudiera realizar la obra de Él en y por medio de ellos. Después de su ascensión, mandó a sus hombres a difundir el evangelio de la salvación hasta los lugares más remotos de la Tierra. Sin fe, habrían fracasado.

El Señor tiene el mismo objetivo para nosotros: acrecentar nuestra fe para que podamos hacer la obra que Él ha dispuesto para nosotros. Si nuestra fe es grande, Él logrará cosas sorprendentes por medio de nosotros. El Señor nos utiliza solo en la medida que confiemos en Él.

El desarrollo de la fe es vital para el creyente, por tanto Dios espera que creamos lo que la Biblia dice acerca de Él y le depositemos nuestra confianza en medio de las pruebas, no en nuestro propio entendimiento. Cada vez que le creemos al Señor, nuestra fe crece.

(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.