Add page level

lunes, 10 de diciembre de 2012

La Navegación Celeste.



El Señor… cuenta el número de las estrellas; a todas ellas llama por sus nombres. – Salmo 147:2-4.

Procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres. – Hechos 24:16.

Los barcos de antes conocían la navegación celeste, es decir, se orientaban por medio de las estrellas. Pero, ¿Qué hubiese sucedido si cada noche las estrellas tomasen una posición aleatoria? Ya no servirían como puntos de referencia. Así ocurre en el ámbito moral. Hay referencias morales, pero no somos nosotros quienes las fijamos, sino Dios. Él las ha establecido firmemente.


Hoy en día existen instrumentos cada vez más perfeccionados, el GPS por ejemplo. Éste indica la posición precisa, de noche como de día, de cualquier objeto. Igualmente sirve para guiar a uno al destino deseado, por medio de satélites y de los mapas que contiene. Para guiarnos en este mundo tenemos una conciencia, y sobre todo tenemos el libro de Dios, la Biblia, que nos revela sus pensamientos.

Ningún navegante correría el riesgo de hacer caso omiso de las señales que dan sus instrumentos indicadores de su posición marítima, pues naufragaría. En el ámbito moral ocurre lo mismo. No tener en cuenta lo que Dios dice es estar condenado al fracaso. Por lo tanto es urgente dejar de querer decidir por nosotros mismos lo que es justo y lo que está bien. Es necesario escuchar a Dios, leer su Palabra, recibirla y vivirla. “La fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17).

(Amen,Amen)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.