Add page level

jueves, 6 de diciembre de 2012

LOS BOTINES DE LA GUERRA ESPIRITUAL



“De lo que habían consagrado de las guerras y de los botines, para reparar la casa de Jehová” (1 Crónicas 26:27). Este versículo nos abre una verdad profunda y capaz de cambiar nuestra vida. Habla de botines que sólo pueden ser ganados en batalla. Y una vez que estos botines son ganados, éstos son dedicados a la construcción de la casa de Dios.


Creo que si captamos la poderosa verdad detrás de este versículo, entenderemos por qué el Señor permite que pasemos guerras espirituales intensas. Muchos cristianos piensan que cuando son salvos, sus luchas acabaron y la vida será un lecho de rosas. Nada puede estar más lejos de la verdad. Dios no sólo permite nuestras batallas, sino que tiene un propósito glorioso con ellas para nuestras vidas.

¿Qué son “botines de guerra”? Son despojos, bienes tomados en batalla por los vencedores. La primera mención en la Biblia es en Génesis 14, cuando una confederación de reyes invadió Sodoma y Gomorra. Estos invasores capturaron a los habitantes y los despojaron de sus bienes: “Tomaron toda la riqueza de Sodoma y de Gomorra…tomaron también a Lot, hijo del hermano de Abram” (Génesis 14:11-12).

Cuando Abram supo que su sobrino había sido llevado cautivo, reunió su ejército de 318 siervos y buscó a los reyes enemigos. La Escritura dice que él alcanzó a los invasores y “les atacó…y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente” (Génesis 14:15–16).

Imagine al victorioso Abram. Estaba guiando una gran procesión de gente gozosa y carros llenos de bienes de todo tipo. Y en el camino conoce a Melquisedec, rey de Salem. La Biblia nos dice que Abram fue movido a diezmar a este rey de todo su botín (ver 14:20). “Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botín” (Hebreos 7:4).

Acá vemos el principio que Dios quiere que echemos mano: Nuestro Dios está interesado en mucho más que hacernos victoriosos. Él quiere darnos el botín, los bienes y las riquezas espirituales de nuestra batalla. Debemos emerger de la batalla con camionadas rebosantes de recursos. A esto se refiere Pablo cuando dice: “Somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8:37, itálicas mías),

David tenía una actitud reverente para con los despojos de guerra. Lo vemos en un decreto que él establece al final de su vida. David acababa de designar a Salomón como su sucesor en el trono de Israel. Y ahora había reunido a los líderes nacionales para establecer un orden divino para dar respaldo a la casa de Dios. ¿Qué recursos usarían para esta santa obra?: “De lo que habían consagrado de las guerras y de los botines, para reparar la casa de Jehová” (1 Crónicas 26:27).

Déjeme plantear la escena. Después de toda victoria militar, David traía consigo los botines y los almacenaba en abundancia: Oro, plata, bronce, madera, demasiado dinero para contar. Y tenía un propósito en mente: Usar estos botines como recurso para construir el templo.

Cuando la Escritura habla de mantener el templo, la palabra original en hebreo significa: “reparar la casa, fortalecer y consolidar lo que fue edificado”. Estos recursos debían ser usados para mantener el esplendor original del templo.

¿Dónde está el templo de Dios hoy? Está formado por su pueblo, usted, yo, su iglesia en todo el mundo. Según Pablo, nuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo. Y, como en la Israel antigua, nuestro Señor aún mantiene su templo a través del despojos ganados en batalla. Es por ello que nuestras pruebas sirven para más que sólo nuestra supervivencia. A través de cada batalla, Dios aparta riquezas, recursos y bienestar para nosotros. Él está amontonando un completo tesoro de bienes, producto de nuestra guerra. Y estos despojos están dedicados a la construcción y mantenimiento de su cuerpo, la iglesia de Jesucristo.

Piense en ello: Durante años, Salomón construyó el templo, éste era mantenido en buen estado a causa de los botines tomados en guerras pasadas. La casa de Dios se mantenía vibrante y viva, porque su pueblo había emergido de cada conflicto, no sólo victorioso, sino rico en recursos. Hallamos este principio de “provisión a través de batalla” a lo largo de toda la palabra de Dios.

(David Wilkerson, fallecido)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.