Add page level

jueves, 17 de enero de 2013

El principio fundamental de la prosperidad



Leer | SALMO 24.1, 2  |  El principio fundamental de la verdadera prosperidad es simple. En realidad, se reduce a seis sencillas palabras: Dios es el dueño de todo.

 Incluso para los cristianos maduros, esta verdad puede ser difícil de captar plenamente y de poner en práctica. Después de todo, está en contra de la mentalidad de la cultura moderna. Pero la Biblia nos recuerda una y otra vez que Dios es el Creador y, por consiguiente, el único dueño legítimo de todo lo que hay en la creación.

Según Hageo 2.8, el Señor es también el dueño de la plata y el oro; en otras palabras, toda moneda le pertenece. El Salmo 50.10 lo dice de manera diferente: Que Él es el dueño de “los millares de animales en los collados”.

Puesto que Dios reitera con insistencia que Él es el dueño de toda la creación, debemos reconocer esto cuando utilicemos sus recursos, incluyendo el dinero. En otras palabras, debemos aceptarlo exactamente como cuando usamos algo que pertenece a nuestro vecinos: le pedimos permiso para utilizarlo; respetamos las instrucciones del dueño, y hacemos exactamente como él ha dicho; no tomamos riesgos innecesarios; manejamos lo que tomamos prestado de la misma manera que quisiéramos que los demás manejen lo nuestro; y lo devolvemos a tiempo, preferiblemente en mejores condiciones o en mayor cantidad que antes.

Primera a Timoteo 6.10 dice que el amor al dinero es la raíz de todos los males. El comprender que Dios es el dueño legítimo y que nosotros somos simplemente administradores de sus recursos, nos ayudará a tener la actitud correcta en cuanto al dinero, o sea, de gratitud en vez de un derecho.

(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.