Add page level

miércoles, 27 de febrero de 2013

El Poder de la Palabra de Dios.



En una feria, una pareja joven me abordó. Tenían cierto conocimiento de la Biblia, pero simpatizaban con un movimiento espiritual que niega la culpabilidad del hombre ante Dios. En el curso de la conversación, el hombre dirigió su mirada hacia una gran Biblia que teníamos expuesta y leyó en voz alta: “Cesa, hijo mío, de oír las enseñanzas que te hacen divagar de las razones de sabiduría” (Proverbios 19:27). Un tanto provocante me preguntó: – ¿Qué quiere decir eso?

 Tomé lentamente mi Biblia para citarle algunas palabras de Jesús y mostrarle el valor de su muerte para el perdón de los pecados, pero me detuvo: – ¡No, no busque por toda la Biblia; respóndanos mediante la página que tenemos en frente! Entonces bajé la mirada hacia la Biblia abierta y me encontré con este versículo: “¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado?” (Proverbios 20:9).

Tranquilamente le pedí que lo leyese, y lo hizo en voz alta. El joven se quedó paralizado, sin decir palabra. Luego hizo una señal a la chica, quien continuaba discutiendo, e inmediatamente se fueron.

La Palabra de Dios había tocado su conciencia mostrándole su estado ante Dios. ¿Recibiría el perdón por medio de Jesucristo? Si lo hizo, estará limpio de todo pecado, y eso eternamente.

La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos… discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. – Hebreos 4:12.

Siendo renacidos… por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre. – 1ª Pedro 1:23.


(Amen, Amen)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.