Add page level

viernes, 15 de marzo de 2013

El GRAN PELIGRO DE LA INCREDULIDAD



“¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? Y vemos que no pudieron entrar a causa de su incredulidad…Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad, para apartarse del Dios vivo” (Hebreos 3:18-19,12).

 Hebreos advierte a la iglesia del Nuevo Testamento: “Presten atención al ejemplo de Israel. Si no lo hacen, podrán caer de la misma manera que ellos lo hicieron. Ustedes caerán en una incredulidad diabólica. Y esto hará de vuestras vidas en un continuo y largo desierto.”

Considere lo que le sucedió a la generación incrédula, los cuales fueron llevados de vuelta al desierto. Dios se los dijo sin rodeos, desde los líderes hasta los jueces y a los Levitas y hasta todos los demás, que su mano estaría contra ellos. De ahí en adelante, todo lo que ellos conocerían sería la angustia y escasez de alma. Ellos no verían su gloria. En lugar de eso, ellos se enfocarían en sus propios problemas y se consumirían en sus propias lujurias.

Eso es exactamente lo que sucede con todas las personas incrédulas. Terminan consumiéndose con su propio bienestar. No tienen visión, ni sentido de la presencia de Dios, y no tienen vida de oración. Ya no les importan sus vecinos, o el mundo perdido, ni aún sus propios amigos. En lugar de eso, el enfoque completo de sus vidas está en sus problemas, sus conflictos, sus enfermedades. Van de una crisis en crisis, encerrados en sus propios dolores y sufrimientos. Y sus días están llenos de confusión, disputas, envidias y división.

Sin fe, simplemente es imposible agradar a Dios. Después de que Dios dividiera las aguas del Mar Rojo para que los Israelitas pudieran caminar y llegaran a salvo, ellos bailaron y se regocijaron. Y luego, sólo tres días más tarde, estos mismos israelitas estaban quejándose contra Dios, murmurando y reclamando, dudando de que la verdadera presencia de Dios estuviere entre ellos.

Por treinta y ocho años, Moisés vio cómo uno por uno, cada Israelita en esa generación incrédula murieron. Y mientras él miraba hacia atrás, a aquellos que habían desperdiciado sus vidas en el desierto, él vio que todo lo que Dios había advertido, se había cumplido. “Y también la mano de Jehová vino sobre ellos para destruirlos de en medio del campamento, como Jehová les había jurado” (ver Deuteronomio 2). Dios suspendió su propósito eterno para Israel durante todos esos años.

De igual manera hoy día, algunos cristianos están contentos con tan sólo existir hasta que mueren. No quieren arriesgar nada, ni creerle a Dios, ni crecer o madurar. Rehúsan creer en su Palabra, y llegan a endurecerse en su incredulidad. Entonces es que están sólo viviendo para morir.

(David Wilkerson, fallecido)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.