Add page level

sábado, 23 de marzo de 2013

Todo se reduce a Cristo



Leer | APOCALIPSIS 21.10-27  |  Todos hemos pecado, y nuestras transgresiones exigen expiación. Por esto, Dios Padre envió a su Hijo a morir en nuestro lugar, para pagar totalmente nuestra deuda. Somos perdonados por el precio que Él pagó, y si aceptamos su sacrificio por nosotros, nuestros nombres serán escritos en el libro de la vida del Cordero.

 La muerte de Cristo en la cruz allanó el camino para que podamos ir al cielo. Gracias a que Él murió, no solo podemos vivir con Él por toda la eternidad, sino además llegar a disfrutar de una relación personal con el Señor mientras estemos aquí en la Tierra. Todo está resumido en la cruz. Todo se reduce a Cristo.

¿Alguna vez ha reconocido usted su pecado contra Dios? ¿Está dispuesto a pedirle que le perdone, no por lo que usted es o por lo que ha hecho, sino simplemente gracias a la sencilla verdad de que Jesucristo, el inmaculado Hijo de Dios, es el Salvador que fue a la cruz en lugar suyo? Si está dispuesto a confesar su pecado, de apartarse del mismo, y de rendir su vida al Señor, el Espíritu Santo entrará en su corazón y le sellará para siempre como un hijo de Dios. Podrá vivir el resto de su vida sabiendo que pase lo que pase en los altibajos de su existencia, estará seguro para siempre en los brazos del Todopoderoso, y de que le aguarda la vida eterna en su presencia.

Al pensar en lo que Jesús sufrió para expiar sus pecados, la única respuesta apropiada es la humilde gratitud. Pídale a Dios que su Espíritu le permita ver cualquier arrogancia o resistencia en su vida, para que pueda reconocer, en privado y después públicamente, que la cruz es nuestra única esperanza.

(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.