Add page level

miércoles, 8 de mayo de 2013

Águila dorada



 LEA: Salmo 145:1-7  |  Mi hijo Mark y yo salíamos de Clyde Peterson Ranch, en Wyoming, Estados Unidos, para volver a casa. A lo lejos, vimos un pájaro enorme posado en un árbol solitario y contemplando un profundo cañón. 

Cuando nos acercamos, el águila dio un salto y empezó a volar, mientras el sol matinal se reflejaba en sus alas de rayas doradas. Su inmenso tamaño y belleza nos maravillaron e hicieron que nos sintiéramos privilegiados de poder ser testigos de esta majestuosa demostración de la inmensa creatividad de Dios.

La creación exhibe los «hechos maravillosos» de Dios (Salmo 145:5). Y cuando nos detenemos a meditar en esas obras, no podemos evitar asombrarnos mientras nuestra mente y espíritu son impulsados a reflexionar en el carácter del Dios que las hizo.

Esa águila dorada nos relató a mi hijo y a mí una historia sobre el genio creativo de nuestro Señor poderoso. Lo mismo hace el pájaro cantor que revolotea, la cierva con su cervatillo juguetón, el embate de las olas, y las delicadas florecillas como el aciano y la lechuga de minero. En los momentos y lugares más inesperados, Dios nos revela su gloria a través de lo creado. Esos instantes providenciales e inesperados son oportunidades para meditar «… en [sus] hechos maravillosos» (v. 5).

«Mantente siempre atento a las maravillas». —E. B. White

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.