Add page level

viernes, 28 de junio de 2013

¿Dios escucha nuestras oraciones?




Cuando golpeó la cama con fuerza, Sonia expresó la contundencia de su frustración: llevaba dos años clamando por su esposo para que cambiara. Alejandro ya no era el mismo hombre atento de antes. Del galán que conoció y del que se enamoró perdidamente, no quedaba nada. Era la imagen desdibujada de un pasado que—en su momento—le pareció de ensueño, como sacado de una novela de Coryn Tellado.

 --Dios mío, ¿es que acaso no me escuchas? Por favor, óyeme. Mira mi desespero--, clamó.

Cada vez la situación se tornaba más insostenible. Además de llegar muy tarde a casa, generalmente con carpetas atestadas de documentos para seguir trabajando hasta bien entrada la madrugada, su cónyuge dedicaba gran parte del fin de semana a beber cerveza y jugar billar con los amigos.

Por momentos sentía que no lo soportaba más. Iba al servicio religioso, pero no lograba concentrarse.

--Mira que si buscas a Dios, las cosas cambiarán—le dijo Raquel, una de las hermanas en la fe y la amiga más cercana.

En cierta ocasión, mientras leía la Biblia, encontró un versículo que llamó poderosamente su atención: “¿Acaso Dios pervierte la justicia?¿Acaso tuerce el derecho el Todopoderoso?”(Job 8:3, Nueva Versión Internacional). Comprendió entonces que el Señor no la estaba “castigando”, como llegó a pensarlo en muchas ocasiones, dando vueltas en su habitación mientras miraba el reloj de la mesita de noche.

--Debes perseverar—le recomendó el pastor Damián. Aunque no quería aceptarlo, razonó que no había otra salida. Dios escuchaba sin duda sus oraciones, porque Él no puede negar su naturaleza de Padre amoroso, que tiene cuidado de Sus hijos; no obstante, también lo entendió, debía perseverar hasta que se produjera la respuesta en el tiempo y a la manera de Dios.

Hora de ponernos a cuentas con Dios

Es evidente que Dios responde a nuestras oraciones. Él no cierra sus oídos a nuestro clamor. Sin embargo es importante que estemos a cuentas con Él. Cuando vamos a la Biblia encontramos esa recomendación en uno de los libros más antiguos de la Biblia: “Si tus hijos pecaron contra Dios, él les dio lo que su pecado merecía. Pero si tú vuelves la mirada a Dios, si le pides perdón al Todopoderoso, y si eres puro y recto, él saldrá en tu defensa y te devolverá el lugar que te corresponde.”(Job 8:4-6, Nueva Versión Internacional)

Un análisis cuidadoso del texto nos revela por lo menos tres cosas:

Dios cambia las circunstancias a través de la oración

 1.- Muchas veces las oraciones se ven interrumpidas, por nuestra actitud deliberada de pecar.
2.- Es posible volvernos a Dios, y concomitante a esto, las circunstancias—que otrora lucieron adversas—, cambiarán.
3.- Dios sale al paso frente a las situaciones que atravesamos, nos protege y responde cuando le llamamos.
4.- Tomados de la mano del Señor, todo puede ser como antes.

El panorama puede cambiar

La Escritura nos enseña que al volvernos a Dios, el pasado de desdicha puede cambiar llegando a ser un panorama alentador: “Modestas parecerán tus primeras riquezas, comparadas con tu prosperidad futura.”(Job 8: 7, Nueva Versión Internacional)

Sonia descubrió a través de su propia experiencia, que todo puede ser diferente. La fidelidad a Dios unida estrechamente a la perseverancia, dieron lugar a que su esposo se convirtiera  a Jesucristo y hoy forme parte del cuerpo de diáconos de la congregación. Está en tercer semestre del Seminario Bíblico en el que se forma para pastor.

La oración desata el poder de Dios. Es un principio que debemos guardar en lo más profundo de nuestro corazón, atesorarlo y, cuando se presentan situaciones difíciles o que ameriten sabiduría, buscarle en procura de ayuda. Es diferente luchar en nuestras fuerzas para alcanzar resultados frustrantes, que hacerlo en el poder del Señor.  Todo es diferente.

Le animamos a seguir orando. No desmaye. Recuerde siempre que Dios no solamente escucha sus oraciones sino que responde en el tiempo oportuno y conforme a Su voluntad.

Por Fernando Alexis Jiménez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.