Add page level

martes, 18 de junio de 2013

En la próxima generación, el Islam será la religión dominante de Gran Bretaña


Por Rubén Kaplan.- La confirmación del destino inexorable que, por desidia, corrupción e irresponsables políticas inmigratorias, les espera a muchos países de Europa, la constituye el hecho tangible, que el Islam está en camino de convertirse en la religión dominante de Gran Bretaña en la próxima generación, como lo revelan los nuevos informes del censo nacional de población publicados por el gobierno de Su Majestad.
Un artículo de Seoren Kern publicado en el GatestoneInstitute, patentiza que el nuevo reporte del gobierno británico, muestra que pronto habrá un cambio irreversible en la sociedad inglesa.

Los números muestran que, aunque el cristianismo sigue siendo la religión predominante en el Reino Unido – más del 50% de la población se describe como tales – casi la mitad de todos los cristianos en Gran Bretaña son mayores de 50 años y, por primera vez en la historia, menos de la mitad, menores de 25 se definen a sí mismos como cristianos.

Por el contrario, el número de personas menores de 25 años que se describen a sí mismos como musulmanes se ha duplicado en los últimos diez años: uno de cada diez menores de 25 son musulmanes, frente a uno de cada 20 en 2001.

Si las tendencias actuales se mantienen – un boom musulmán de la población, combinado con un envejecimiento demográfico cristiano y la creciente secularización de nativos británicos, el Islam, según los demógrafos, estará en condiciones de superar al cristianismo en Gran Bretaña en los próximos 20 años.

Un nuevo informe publicado por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), el 16 de mayo ofrece análisis adicionales de los datos del censo de 2011 publicados previamente en diciembre de 2012.

En el Censo de 2011, el cristianismo era todavía el grupo religioso más grande de Inglaterra y Gales, con 33,2 millones de personas (59% de la población). El segundo grupo religioso más numeroso fue el Islam con 2,7 millones de personas (5% de la población). La proporción de personas que informaron que no tenían una religión llegó a 14,1 millones de personas, una cuarta parte de la población (25%).

Aunque la población total de Inglaterra y Gales aumentó en 3,7 millones entre 2001 y 2011 para llegar a 56,1 millones, en 2011, había 4,1 millones menos de personas que reportaron ser cristianos (del 72% al 59% de la población). En cambio, 1,2 millones de personas más informaron ser musulmanes (del 3% al 5%), y 6,4 millones de personas adujeron no tener ninguna religión (del 15% al 25%).

El nuevo reporte, sin embargo, muestra que el número de cristianos británicos en realidad va cayendo a un ritmo mucho más rápido de lo que se pensaba. El primer análisis de las estadísticas mostró una disminución más o menos del 15% en el número de cristianos en la última década, pero la ONS encontró que esta cifra había sido influenciada artificialmente por la reciente llegada de inmigrantes cristianos de países como Nigeria y Polonia.

Según el nuevo informe, el número de cristianos blancos británicos en realidad se redujo en 5,8 millones de personas entre 2001 y 2011, este descenso fue enmascarado por un aumento en el número de cristianos que no han nacido en Gran Bretaña durante el mismo período, pero que estaban allí debido a la inmigración.
En el censo de 2011, los cristianos tenían el perfil de edad más antigua de los principales grupos religiosos. Más de uno de cada cinco cristianos (22%) fueron de 65 y más años de edad, y casi uno de cada dos (43%) fueron mayores de 50 años, y sólo una cuarta parte (25,5%) eran menores de 25 años.

Por el contrario, los musulmanes tenían el perfil de edad más joven de los principales grupos religiosos. Casi la mitad de los musulmanes (48%) fueron menores de 25 años (1,3 millones) y nueve de cada diez (88%) eran menores de 50 (2,4 millones).

Los musulmanes también eran étnicamente más diversos que los cristianos. Dos tercios de los musulmanes (68%) eran de un origen asiático, incluyendo Pakistán (38%) y Bangladesh (15%). La proporción de musulmanes informa como Negro / África / América / Negro británica (10%) fue similar a los que se informa como “otro” grupo étnico (11%). 93% de las personas (13,1 millones) con ninguna religión eran de un fondo blanco.

El número de musulmanes aumentó en todos los grupos étnicos, pero hubo un salto particular entre los musulmanes de Asia. Los musulmanes de Pakistán se incrementaron en 371.000 (de 658.000 a más de un millón) y los musulmanes de Bangladesh han aumentado en 142.000 (de 260.000 a 402.000).

Más de la mitad de todos los musulmanes (53%) en el año 2011 nacieron fuera de Gran Bretaña. Los números casi se han duplicado en una década con un aumento de más de medio millón (599.000) de 828.000 a 1,4 millones en 2011. Un patrón similar se observa para el número de musulmanes nacidos en Gran Bretaña, donde también hubo un aumento de más de medio millón (560.000) de 718.000 a 1,2 millones en 2011.

Los musulmanes también tenían los niveles más bajos de actividad económica (55%), frente a los cristianos (60%). Los números son un tanto engañosos, sin embargo, como la edad es un factor importante en la actividad económica. Como la mayoría de los cristianos en Gran Bretaña son de un demográfico más viejo, esto significa que una gran parte de los cristianos que no participan en la fuerza de trabajo son “retirados” (69%).

Por el contrario, los musulmanes tenían el perfil de edad más joven y con mayor frecuencia fueron los económicamente inactivos porque estaban “cuidando el hogar o la familia” (31%) o porque eran “estudiantes” (30%). Según los datos del censo, sólo el 13% de los musulmanes en Gran Bretaña fueron “retirados”.

En una entrevista con el periódico The Telegraph, Fraser Watts, profesor de teología en la Universidad de Cambridge, dijo que era “muy posible” que los cristianos pudieran convertirse en una minoría dentro de la próxima década. “Todavía es muy sorprendente”, dijo, “y es una tendencia preocupante y confirma lo que cualquiera puede observar – que en muchas iglesias, la mayoría de la congregación son mayores de 60 años.”

David Coleman, profesor de demografía en la Universidad de Oxford, dijo que los resultados mostraron que el cristianismo está disminuyendo con cada generación. “Cada grupo de edad grande,” dijo, “a medida que avanza el tiempo, recibe menos inculcación en el cristianismo que su predecesor hace diez años.”

Coleman contrasta la decadencia del cristianismo a través de las generaciones a lo que ocurre entre los musulmanes. “Tenemos una fe musulmana donde la mayoría de los estudios sugieren que la adhesión al Islam no sólo se transmite de generación en generación, sino que parece ser más fuerte”, dijo. “De hecho, parece que hay cierta evidencia de que la segunda generación de musulmanes en Gran Bretaña son más musulmanes que sus padres.”

En un estudio publicado recientemente, Coleman predijo que hasta un 40% de la población de Gran Bretaña será extranjero o de un grupo étnico minoritario dentro de 50 años si continúan las tendencias actuales. Para entonces la población británica blanca estará en el punto de convertirse en una minoría.

Según Coleman, la población total de las minorías étnicas superará a los británicos blancos en alrededor del 2070, la población no blanca podría aumentar a 24 millones y otros blancos a siete millones en 2050.
En el momento en que los británicos blancos se conviertan en una minoría, ese será el símbolo de una gran transferencia de poder. Coleman dice que hay que subrayar que habrá una identidad nacional modificada en lo cultural, político, económico y religioso. “Una población blanca mayor tendría que coexistir con una población étnica más joven, dudosamente requerida para su sostén”,

Coleman ha advertido sobre las consecuencias de la transformación étnica que tiene lugar en Gran Bretaña y otras partes de Europa. “La historia no es optimista sobre la capacidad de los grupos étnicos o religiones a superar sus diferencias. La transformación étnica implícita en las tendencias actuales sería un cambio importante, inesperado e irreversible en la sociedad británica, sin precedente durante al menos un milenio”.

Por otra parte, se supo recientemente que cerca de un tercio de todos los niños nacidos en Inglaterra y Gales tienen padres nacidos en el extranjero. En 2011, 224.943 niños tenían uno o ambos padres nacidos fuera del Reino Unido – 31% del total. Este es un aumento sustancial en la cifra en 2000, cuando 21,2% de los niños tenía al menos un padre que no tiene origen británico.

Como Mohammed fue de lejos el nombre más popular para los bebés nacidos en Inglaterra y Gales en 2011, muchos de estos padres nacidos en el extranjero indicarían ser musulmanes.

La oficina de estadísticas, políticamente correcta, declaró que Harry era el nombre del chico más popular, con 7.523 bebés que recibieron ese nombre en 2011. Pero si se añade las 22 diferentes grafías de Mohammed (Mahoma, Mahoma, Mahoma, Mahoma, Mahammad, Mohamed Mohamud, etc), un total de 8.146 bebés nacidos en Gran Bretaña fueron llamados con el nombre del profeta musulmán en 2011.
Todo parece indicar que en un futuro cercano se cumplirá el sueño del ex Alcalde de Londres, el laborista Ken Livingstone, quien al participar el 16 de marzo de 2012 en el sermón de los viernes (Jummah) en la mezquita del norte de Londres conocida como La Mezquita de Finsbury Park, prometió para el caso que fuera reelecto, haría de la capital británica “un faro para el Islam”.

Sir Andrew Green, el director del “think tank” Migration Watch, un grupo de reflexión que se focaliza en la inmigración, lo resumió de esta manera: “Este es el claro resultado de la política de inmigración de masas del Partido Laborista, que está cambiando la naturaleza de nuestra sociedad a una velocidad que es inaceptable para el público que, por supuesto, nunca fue consultado”.

(Alerta Digital)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.