Add page level

jueves, 20 de junio de 2013

Roca de refugio




 LEA: Salmo 94:3-23  |  Durante unas vacaciones, caminaba por la orilla de un gran lago. Al acercarme a un montón de rocas, noté un pequeño hueco entre ellas y vi que una pequeña planta se había arraigado allí. Parecía estar absorbiendo la cantidad justa de luz solar y de agua, y también obtenía algo más: protección. Ni los aguaceros ni las tormentas de viento afectarían sus delicadas hojas.

 El hábitat seguro de la planta me recordó la letra de este conocido himno: «Roca de la eternidad, fuiste abierta para mí; sé mi escondedero fiel». Estas palabras expresan lo que muchos queremos cuando nos encontramos con gente con malas intenciones; personas caracterizadas por el orgullo, la crueldad y un desprecio hacia Dios (Salmo 94:4-7). Cuando somos el blanco de la maldad de alguien, podemos recordar el testimonio del salmista: «Mas el Señor me ha sido por refugio, y mi Dios por roca de mi confianza» (v. 22).

Como nuestra roca, el Señor es confiable y fuerte. Como nuestro refugio, puede brindarnos seguridad hasta que pasen los problemas. El salmista nos recuerda: «… debajo de sus alas estarás seguro…» (Salmo 91:4). Con Dios como nuestro defensor, no debemos temer lo que hagan los demás. Podemos confiar en que Él nos sostendrá cuando surjan dificultades.

Puedes encontrar refugio en la Roca de los siglos.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.