Add page level

martes, 23 de julio de 2013

Camino en construcción





LEA: Jeremías 31:31-34  |  En Michigan, donde vivo, bromeamos diciendo que tenemos dos temporadas: el invierno y la construcción de caminos. Los duros inviernos dañan las carreteras, así que los equipos de reparación empiezan a trabajar en cuanto el hielo se derrite y el terreno se descongela. Aunque lo llamamos «construcción», gran parte de lo que hacen parece una «destrucción». En algunos casos, solo tapar agujeros no basta; hay que reemplazar el camino viejo por otro nuevo.

 Cuando el Señor obra en nuestra vida, puede experimentarse algo similar. En el Antiguo Testamento, Dios le dijo a su pueblo que esperara renovaciones importantes en el camino entre ambos (Isaías 62:10-11; Jeremías 31:31). Cuando envió a su Hijo, los judíos pensaron que se destruía el camino hacia Él. Sin embargo, Jesucristo no estaba destruyendo nada, sino completándolo (Mateo 5:17). El camino antiguo asfaltado de leyes se convirtió en uno nuevo pavimentado con el amor sacrificial de Cristo.

Dios sigue en la obra de reemplazar los antiguos caminos del pecado y el legalismo con el sendero de amor que Jesús completó. Cuando Él quita nuestras antiguas formas de pensar y comportarnos, tal vez parezca que está destruyendo todo lo conocido, pero no es así, sino que está construyendo un camino mejor. Y podemos confiar en que el resultado final será relaciones interpersonales más armoniosas con los demás y una comunión más íntima con Él.

Un trastorno suele preceder al progreso espiritual.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.