Add page level

jueves, 11 de julio de 2013

Camino sinuoso





LEA: Salmo 121  |  En su libro A Sweet and Bitter Providence [Una dulce y amarga providencia], John Piper ofrece estos pensamientos sobre la providencia y la guía de Dios: «La vida no es una línea recta que nos guía de una bendición a otra y que, finalmente, nos lleva al cielo. La vida es un camino sinuoso y complicado […]. Dios no solo aparece después de los problemas para limpiar todo. Él está trazando el curso y encargándose de los problemas con propósitos a largo plazo, para nuestro beneficio y para la gloria de Jesucristo».

 Los judíos que viajaban a Jerusalén para las fiestas anuales (Deuteronomio 16:16) sabían con seguridad que el Señor estaba trazando su curso y encargándose de los caminos sinuosos y complicados. Expresaban esta certeza en el Salmo 121, la canción del peregrino. La pregunta «¿de dónde vendrá mi socorro?» no manifestaba dudas, sino confianza en el Señor que gobierna con soberanía (vv. 1-2). A diferencia de un guardia que a veces dormita o del dios Baal que necesitaba que lo despertaran (1 Reyes 18:27), el Señor está siempre alerta, y cuidó providencialmente a su pueblo durante el viaje (vv. 3-4). El mismo Señor que había rescatado a Israel seguiría ayudando y preservando a los suyos, y andando con ellos.

La vida es un camino sinuoso con peligros y problemas desconocidos, pero podemos estar seguros de la providencia, la seguridad y el cuidado de Dios.

Los problemas son imponderables; la providencia de Dios está garantizada.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.