Add page level

miércoles, 24 de julio de 2013

Demasiado bendecido



 LEA: Salmo 107:1-8  |  En mi viaje diario a la oficina, tengo muchísimo tiempo para leer… me refiero a las calcomanías en los automóviles. Algunas son desagradables, otras ingeniosas, e incluso otras, directamente de mal gusto. Sin embargo, una que vi hace poco desafió sutilmente mi corazón sobre la manera en que suelo enfrentar la vida. Decía simplemente: «Demasiado bendecido como para quejarme».

 Debo confesar que me sacudió meditar en esas palabras. Con suma frecuencia, me encuentro lamentándome por situaciones que no salen como quiero, en vez de concentrarme en los regalos maravillosos que mi Padre celestial me ha dado. Aquel día, la lectura de ese sencillo mensaje me llevó a renovar mi compromiso de dar gracias en forma voluntaria y constante porque mi Dios ha sido bueno conmigo más allá de lo que puedo enumerar.

El Salmo 107 es una canción que procura corregir una mentalidad desagradecida. El salmista (que muchos piensan que fue el rey David) hace un llamado a los corazones enfriados a causa de la ingratitud, para lo cual repite en cuatro ocasiones: «Den gracias al Señor por su misericordia y por sus maravillas para con los hijos de los hombres» (vv. 8, 15, 21, 31 lbla). Incluso en los peores momentos, tenemos mucho que agradecer. ¡Aprendamos a dar gracias a Dios por su bondad para con nosotros!

No necesitamos más para ser agradecidos, sino simplemente agradecer más.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.