Add page level

sábado, 20 de julio de 2013

Melodía permanente







LEA: Filipenses 4:4-9  |  Se te mete en la cabeza. Te perfora. Te taladra la mente. A todos nos ha sucedido que, por alguna razón, una melodía se nos pega y resuena permanentemente en nuestra cabeza, sin que podamos sacarla. Mi pesadilla personal es la canción de Disney, que puede enseñarse en la escuela dominical: Muy pequeño el mundo es.

 Dicen que la única manera de deshacernos de esta invasión insidiosa es reemplazándola con otra melodía: la canción «limpiadora». Palabras nuevas y una melodía renovada pueden desalojar la anterior.

Quizá podríamos usar también una canción limpiadora para nuestros pensamientos. Cuando ideas pecaminosas o vengativas nos invaden la mente, leer la Palabra de Dios y meditar en ella puede ayudarnos a limpiar lo que pensamos.

Las Escrituras nos exhortan a amar al Señor «con todo [nuestro] corazón, y con toda [nuestra] alma, y con toda [nuestra] mente» (Mateo 22:37), y a «no [conformarnos] a este siglo, sino [transformarnos] por medio de la renovación de [nuestro] entendimiento» (Romanos 12:2). Nos enseña a pensar en lo verdadero, honesto, justo, puro, amable, admirable, excelente, digno de alabanza (Filipenses 4:8).

Cuando nuestra mente se desvía hacia lo malo, el mejor «limpiador» es permitir que la sabiduría de la Biblia penetre nuestros pensamientos y corazón (2 Timoteo 3:16).

El carácter es la suma de todos nuestros pensamientos, palabras y acciones.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.