Add page level

sábado, 6 de julio de 2013

No deshidratarse





LEA: Juan 7:37-39  |  En los últimos años, me deshidraté un par de veces, y créeme, no quiero que se repita. Una vez, fue después de un desgarro muscular en el muslo mientras esquiaba en la nieve a campo traviesa, y la otra, en un desierto de Israel con unos 46 ºC de temperatura. En ambas ocasiones, tuve mareos, me desorienté, se me nubló la visión, y varios síntomas más. A la fuerza, aprendí que el agua es vital para mi bienestar.


Mi experiencia con la deshidratación me permite apreciar mejor la invitación de Jesús: «… Si alguno tiene sed, venga a mí y beba» (Juan 7:37). Su declaración fue dramática; en particular, con respecto al momento. Juan señala que era «el último y gran día de la fiesta», la conmemoración anual de la peregrinación de Israel en el desierto, que concluía con una ceremonia en la que se derramaba agua por los escalones del templo para recordar la provisión divina a los peregrinos sedientos. En ese instante, Jesús se puso en pie y proclamó que Él es el agua que todos necesitamos desesperadamente.

Para nuestro bienestar espiritual, es vital que vivamos con una verdadera necesidad de Cristo, hablando con Él y dependiendo de su sabiduría. Por lo tanto, mantente conectado con Jesucristo: ¡solo Él puede satisfacer la sed de tu alma!

Acude a Jesús para recibir el poder renovador de su agua viva.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.