Add page level

miércoles, 17 de julio de 2013

Tema de conversación





LEA: Salmo 19  |  Quizá conozcas el dicho: «Las grandes mentes hablan de ideas; las mentes promedio hablan de acontecimientos; las mentes pequeñas hablan de la gente». Sin duda, hay maneras de hablar de la gente que pueden honrarlas, pero este dicho enfatiza nuestro lado más oscuro. En un mundo de comunicaciones constantes, tanto social como profesionalmente, se nos confronta permanentemente con la vida de personas en un nivel de intimidad que puede ser inapropiado.

 Peor aun, esta oleada de información personal sobre los demás podría convertirse en materia prima para nuestras conversaciones, al punto de que el chisme se convierte en la norma… y no solo sobre los ricos y famosos. Personas de nuestro entorno de trabajo, iglesia, vecindario y familia pueden ser también el blanco de lenguas afiladas, y sentir la angustia causada por conversaciones que nunca deberían haber ocurrido.

¿Cómo podemos evitar nuestra tendencia a dañar a los demás con nuestras palabras? Al reconocer que el Oyente supremo de lo que decimos es Dios, quien anhela que no seamos así. Con el salmista, podemos orar: «Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Señor…» (Salmo 19:14). Cuando buscamos agradar a Dios con nuestras conversaciones sobre los demás, lo honramos. Con su ayuda, podemos glorificarlo con lo que decimos.

Es mejor que te muerdas la lengua en lugar de hacer un comentario mordaz.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.