Add page level

viernes, 16 de agosto de 2013

Contenido, no extinguido





 LEA: Hebreos 10:19-39 | En junio de 2012, un incendio en el cañón Waldo destruyó 346 casas en Colorado Springs, Estados Unidos, y quemó más de 70 km2 (18.000 acres) de bosques. Se declaró que el fuego estaba totalmente controlado cuando se construyeron líneas perimetrales en toda el área.

 Se lo redujo a una zona definida hasta que pudo extinguirse por completo. Un bombero advirtió a los residentes sobre la posibilidad de seguir viendo humo porque, aunque el fuego estaba contenido, «no está controlado ni apagado».

Cuando nuestro mundo es sacudido por acontecimientos trágicos y actos malvados, anhelamos el día cuando el mal sea finalmente destruido, Dios ponga fin a la historia y establezca su reino. No obstante, hasta entonces, el Señor nos da su gracia para que vivamos con fe y propósito mientras esperamos su venida. En Hebreos 10, se nos insta a acercarnos a Dios con corazones sinceros (v. 22), asirnos de la esperanza que profesamos (v. 23), estimularnos mutuamente al amor y las buenas obras (v. 24) y seguir reuniéndonos para alentarnos, «tanto más, cuanto [vemos] que aquel día se acerca» (v. 25).

Hasta que Dios extinga para siempre las llamas del mal, nos da su gracia y fortaleza para soportar las pruebas de la vida, mientras aguardamos con ansia su regreso.

Jesús viene… ¡tal vez hoy!

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.