Add page level

lunes, 19 de agosto de 2013

El don de recordar




LEA: Génesis 40:1-14, 23 | Mientras estudiaba en el seminario, trabajaba en un hogar de ancianos. Cuando conversaba con estos hombres y mujeres, casi todos hablaban de la soledad que sentían en ese momento al haber vivido más tiempo que algunos de sus amigos. La mayoría se preguntaba si alguien los recordaría después de que dejaran esta vida.

 No solo los ancianos pueden sentirse solos y olvidados. En realidad, muchos nos sentimos limitados y solitarios, dejados de lado por circunstancias justas e injustas. A veces, incluso experimentamos lo que le sucedió a José, el personaje del Antiguo Testamento: gente que no nos recuerda cuando, por muchas razones, debería hacerlo.

Génesis 40 describe las vivencias de José mientras estaba preso. El copero había sido liberado y restituido a su puesto en la corte, tal como José había dicho (vv. 9-13). Este le pidió que lo mencionara ante Faraón, pero el copero se olvidó (vv. 14, 23).

Quizá nos sintamos olvidados; pero, como en el caso de José, no es verdad (42:9-13). Jesucristo está sentado a la diestra de Dios, y nuestras oraciones indefectiblemente llegan al trono del Rey porque nuestro Salvador es el Mediador. Cuando nos sintamos solos, recordemos descansar en su promesa de que Él está con nosotros siempre (Mateo 28:20).

Jesús nunca abandona ni olvida a los suyos.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.