Add page level

lunes, 26 de agosto de 2013

¿Lo hago o no lo hago?




 LEA: Proverbios 19:15-25 | ¿Lo hago o no lo hago? Marilina se enfrentó con esta pregunta cuando plantó un retoño el verano pasado. El vendedor le aconsejó: «Colóquele una estaca durante un año para que lo sostenga durante los vientos fuertes. Después, quítela para que las raíces se hagan profundas». Pero un vecino le dijo: «Ponerle una estaca puede hacerle más mal que bien. El árbol necesita fortalecer sus raíces desde el principio. Si no, tal vez no lo haga nunca. Sin la estaca durará más tiempo».


¿Puede está pregunta aplicarse también a las relaciones interpersonales? Por ejemplo, si alguien se ha metido en problemas, ¿«lo amarramos a una estaca» para rescatarlo o dejamos que «eche raíces profundas» por sí solo mientras enfrenta las consecuencias de sus decisiones? Sin duda, depende de lo que parezca mejor para su bienestar espiritual a largo plazo. ¿Qué hace el amor y cuándo lo hace? Proverbios 19 ofrece perspectivas opuestas: debemos apiadarnos y ayudar (v. 17 lbla), pero también es peligroso rescatar a otro porque tal vez haya que hacerlo otra vez (v. 19 lbla). Brindar la ayuda correcta exige una sabiduría superior a la nuestra.

Dios no nos ha dejado librados al azar, sino que nos dará sabiduría cuando se la pidamos. Y en la medida en que nos apoyemos en el Señor, nos arraigaremos más profundamente en Él.

La sabiduría verdadera es mirar al mundo desde la perspectiva de Dios.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.